Según datos compartidos por Afín SGR y la Cámara de Comercio de Valencia, las empresas valencianas cambiaron el chip en verano y volvieron a frenar las inversiones, tras un inicio del año en el que desempolvaron los proyectos paralizados por el Covid. Desde la SGR valenciana, ponen datos al cambio de tendencias. Del total del importe solicitado durante el primer semestre de 2022, el 77% iba destinado a operaciones de inversión, frente un 23% a circulante. Sin embargo, durante el segundo semestreeste tipo de solicitudes se ha incrementado en 11 puntos, hasta representar el 34%, frente a las solicitudes de inversión que han bajado hasta el 66%.

Medio: Economía Digital