El acceso a la financiación continúa siendo clave para muchas pymes, aunque ha dejado de estar entre los principales riesgos o amenazas para el desarrollo de los negocios. Así lo recoge el informe de KPMG Perspectivas España 2017, que lo sitúa a a cola de las grandes amenazas, cuando en los años de la crisis ocupaba los primeros puestos. Cuestiones como la debilidad de la demanda o la incertidumbre política preocupan mucho más a los empresarios. El mantenimiento de una política de tipos de interés bajo mínimos históricos también ha favorecido la situación. Por ejemplo, el 40% de las compañías considera que las condiciones en la concesión del crédito bancario han mejorado. Aún así, queda mucho por avanzar. Las empresas españolas siguen siendo las que mayor coste de la financiación deben soportar si se las compara con las europeas. Según el tamaño, el tipo de interés al que se financian las pymes en las nuevas operaciones de crédito bancario es sensiblemente superior al de las grandes compañías.

Fuente: http://www.larioja.com