Una pyme asturiana especializada en robótica industrial encontró en una sociedad de garantía recíproca (SGR) su mejor aliado para conseguir financiación después de constatar que la banca tradicional le exigía unos avales a los que no podía hacer frente tratándose de una compañía tan joven.

roboticaRobotics Special Applications desarrolla sistemas robóticos en diferentes sectores industriales, el principal motor de la economía de Asturias, pero como otras empresas de mediano tamaño españolas se encontró con que los bancos no abrían tan fácilmente el grifo del crédito y requería unas garantías a las que no podía hacer frente.

Según ha explicado a Efe el presidente de la compañía, Ignacio Secades, fue entonces cuando un “business angel”, un particular que invierte en iniciativas empresariales con la finalidad de obtener un rendimiento en el futuro, les animó a buscar el respaldo de Asturgar, la sociedad de garantía recíproca de la región.

Como el resto de SGR, Asturgar facilita la financiación a las pymes y autónomos al proporcionarles los avales que suelen exigir las entidades financieras para conceder un crédito.

En el caso de Robotics Special Applications, este respaldo suma ya 800.000 euros porque en 2014 la compañía recibió un primer aval de 300.000 euros que sirvió para obtener la financiación con la que crear un sistema mecanizado de inspección de piezas metálicas cortadas con plasma.

Tras este primer aval, la compañía de robótica ha vuelto a conseguir el apoyo de Asturgar, ahora de 500.000 euros, para desarrollar durante este año el sistema de lavado para planchas de acero del sector eólico.

Antes de que Asturgar se comprometiera con esta iniciativa, los expertos de la sociedad analizaron la viabilidad del proyecto y cuáles eran las necesidades de financiación de Robotics, unas recomendaciones que, según el responsable de esta pyme, facilitaron que el negocio “se adaptara a las necesidades del mundo laboral”.

Desde la Confederación de Sociedades de Garantía Recíproca, la patronal del sector, han explicado a Efe que el motivo por el que se avaló esta iniciativa es por su enfoque hacia la mejora de la innovación tecnológica en la industria, un sector clave para la economía de Asturias.

En la actualidad, la pyme avalada es un socio partícipe más de Asturgar, una situación que el responsable de Robotics considera que es “fundamental”, ya que “es una forma de agradecerles su confianza” y también de colaborar en otros proyectos que permiten ayudar a otras pymes, que también están iniciando su andadura.

Por su parte, la propia compañía asegura que gracias al aval de la sociedad de garantía asturiana, que continúa colaborando con ellos, Robotics está aumentando “considerablemente” su capital y capacidad de negocio.

Ante la buena sintonía entre ambas entidades, Ignacio Secades ha asegurado que, en el futuro, espera continuar con el respaldo de Asturgar y sus socios.