El Congreso de los Diputados ha aprobado esta misma semana la tramitación de medidas urgentes que se enmarcan en la reforma de la situación de los trabajadores por cuenta propia. La prioridades de esta iniciativa, que ha sido apoyada por todos los grupos parlamentarios, es equiparar los derechos de los autónomos con los trabajadores por cuenta ajena. Seguridad social, maternidad y reducción de las cargas administrativas, figuran en la batería de iniciativas que aprobarán los diputados.

Entre las medidas estrella, destaca la ampliación de la tarifa de 50 euros de seis a doce meses. En total, los autónomos podrán disfrutar de bonificaciones en la cuota de la Seguridad Social dos años. Además, si el trabajador por cuenta propia se retrasa en el pago de la cuota el recargo por la demora se situará en torno al 3 por ciento si se abonan las cuotas en el mes siguiente, antes oscilaba entre el 20% hasta un 35 por ciento, un porcentaje considerado por Ciudadanos, promotor de las medidas, como «excesivo».

El interés llegará al 5% si se abona la cuota en el segundo mes, del 10% si se paga con tres meses de retraso y del 20% a partir de los cuatro meses. Respecto a las cuotas, cambia también el modelo de altas y bajas. Antes se pagaba todo el mes aunque el autónomo se diera de alta o de baja, por ejemplo, un día 20. Ahora sólo se pagará el tiempo que se está de alta.

La equiparación de los derechos de las mujeres embarazadas autónomas con el resto es otra de las asignaturas pendientes. La modificación incluye que las autónomas de baja por maternidad o riego durante el embarazo o la lactancia disfruten de una bonificación del cien por cien de su cuota.

Éste se extiende también a los trabajadores de baja por paternidad. Además, las trabajadores por cuenta propia que vuelvan a una actividad en los dos años siguientes al parto tendrán también derecho a una bonificación. También se mejora las bonificaciones de autónomos al cuidado de familiares.

Otro de los capítulos que contempla, es la deducción de los gastos de luz y calefacción, cuando el autónomo trabaja desde casa. Aunque ya se incluía, la normativa era muy ambigua. Asimismo se aclara que los gastos relacionados con automóviles vinculados a la actividad económica también son deducibles.