El 70% de las pequeñas y medianas empresas españolas factura menos de 300.000 euros al año. Así se desprende del II Informe sobre la financiación de la pyme en España elaborado por la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-CESGAR). La radiografía, referente al primer trimestre de 2016, evidencia una mejoría de la situación en los últimos meses. Según la encuesta realizada a pymes, casi la mitad de los negocios espera que su facturación aumente en el próximo año, seis puntos por encima de las expectativas de finales del pasado ejercicio.

Además, el 8,3% de las empresas prevé que el crecimiento sea elevado. Por otro lado, baja el número de pymes que considera que permanecerán estables al pasar del 43,7% de septiembre de 2015 al 37,5% de marzo de 2016 mientras que las empresas que piensan en detrimento también se reduce al pasar del 13,8% al 13,4%.

El aumento de la actividad se traslada al acceso a productos financieros. El crédito de proveedores (33,1%), las líneas de crédito (25,8%) y los préstamos bancarios (23,8%) han sido los instrumentos más relevantes para las compañías en los últimos seis meses. Por su parte, los créditos ICO, el arrendamiento financiero o leasing y otras modalidades de circulante como confirming y factoring integran grupos de relevancia intermedia.

También es extensible el incremento en la necesidad de financiación. Una de cada tres firmas españolas, el 29,6%, ha tenido apremio de créditos lo haya buscado o no de forma activa en el último medio año frente al 21,3% del primer informe de las sociedades de garantía. Este porcentaje crece hasta el 34,2% si sólo se tiene en cuenta las empresas con trabajadores.

La mayor parte de las empresas ha recurrido a una entidad bancaria para financiarse, tres de cada cuatro. En total, se ha pasado del 18% del anterior estudio de septiembre al 22,4% actual. Asimismo aumenta el número de pymes que han obtenido una respuesta positiva al crecer un 10% y situarse en el 83,9%.

Con respecto al destino de la financiación, la mayoría de las necesidades giran en torno al circulante (78,3%). Le sigue la inversión en equipo productivos (19,5%) y en inmuebles (5%). Aunque aún con valores reducidos, emerge con fuerza la petición de crédito para la internacionalización (2,9%). Al hilo de estos datos, el documento refleja que empresas exportadoras e innovadoras presentan necesidades de financiación muy superiores a la media (45,1% y 38,3%, respectivamente frente al 29,7% del total de compañías).