Fuente: http://www.expansion.com

La ‘start up’, que formó parte de la cuarta edición de la aceleradora Lanzadera ha cerrado una ronda de financiación de 600.000 euros con 14 inversores, tras rechazar una oferta de fuera de España.

Conectar y compartir los datos de uno de los formatos más basicos y que emplean 1.000 millones de usuarios en todo el mundo: las hojas de cálculo. Ése es el negocio que inspira a Sheetgo, una empresa emergente que acaba de cerrar una ronda financiación de 600.000 euros con 14 inversores.

La firma se ha convertido en el séptimo proyecto de Lanzadera, la aceleradora impulsada por Juan Roig, que también consigue que su firma de inversión, Angels Capital, pase a ser accionista con la conversión del préstamo inicial en capital.

En 2010, sus fundadores -Yannick Rault, Chad Pittman, Jonatan Gomes da Silva y Rafael Vidal- buscaban una nueva herramienta de gestión empresarial para la constructora que dirigía Rault. Y descubrieron que las hojas de cálculo les daban la información y el control en tiempo real.

«El problema era la interconexión de los datos de las hojas, que muchas veces no era fiable y provocaba errores», explica Rault, nacido en España, aunque ha pasado la mayoría de su vida en varios países. Tras volcarse en Sheetgo, en 2016 entraron en la aceleradora brasileña Wow, que también se ha convertido en socia, y consiguieron formar parte de la cuarta edición de Lanzadera en Valencia. Su plataforma en la nube cuenta hoy con 350.000 usuarios de más de 100 países y unos 500 clientes de pago, entre ellos Spotify, Veolia, Sage y el Gobierno británico.

Con la inyección económica, Sheetgo quiere consolidar su producto y la comercialización en grandes empresas en Reino Unido, Francia y Estados Unidos. La ampliación, asesorada por Squire Patton Bogs, ha contado también con SeedRocket y varios inversores privados. Incluye, además, un préstamo y una subvención aprobados por el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), gracias al aval de la Sociedad de Garantía Recíproca de la Comunidad Valenciana (SGR).

«Ha sido muy complejo, en España la burocracia sigue siendo enorme», asegura Rault, que destaca que pese a ello su apuesta pasa por desarrollar un poyecto global en España e incluso rechazaron una oferta para trasladarse a Brasil con 2,5 millones en financiación.

Fuente: http://www.expansion.com