La Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) Oinarri cerró el ejercicio 2015 con unos niveles de solvencia cercanos al 15%, muy por encima de la regulación del Banco de España, y afronta ejercicio 2016 con una base societaria cercana a los 3.600 partícipes.

Oinarri aumentó la concesión de avales para inversiones en un 38% durante el pasado año, según informó ayer la sociedad de garantía recíproca creada hace 20 años por las cooperativas y sociedades laborales. Su director, Pío Aguirre, destacó que este dato es una «buena noticia» porque representa la recuperación de la inversión por parte de las empresas. En 2015, esta sociedad aumentó su número de socios en 250 empresas. De las casi 3.600 sociedades que la integran, el 75% son pymes y micropymes. También incorporó a tres nuevos socios «protectores» -Banco Santander, la Diputación de Gipuzkoa y la cooperativa ganadera aragonesa Caspe- y llega a los 19, entre los que figuran Kutxabank y Laboral Kutxa.