Cada año, la Unión Europea (UE) ayuda a más de 200.000 empresas de sus países miembros. Estas iniciativas buscan fomentar la financiación de las empresas emergentes, de los emprendedores y de las compañías de mayor tamaño. Se trata de programas clasificados a través de distintas herramientas de financiación, tanto crédito, como garantía o capital riesgo. En la actualidad, son siete los programas que avala la UE en este sentido.

El primero de ellos es el programa Cosme, que consiste en aportar garantías a las pymes para obtener préstamos, en principio por un máximo de 150.000 euros. A continuación se sitúa el programa InnovFin, que tiene como rasgo principal realizar préstamos y garantías a las empresas innovadoras. Para ello, se financiación proyectos de investigación y desarrollo a través de aportaciones de capital en las fases temprana e inicial de los mismos.

Por su parte, el “instrumento de las pymes” ofrece financiación y mentoría a las pymes innovadoras y“Europa creativa” se concibe como una herramienta de préstamo a pequeñas y medianas empresas en los sectores cultural y creativo.

La UE también ha desarrollado el programa para el Empleo y la Innovación Social “EaSI”, que se basa en micropréstamos de hasta 25.000 euros para pequeñas empresas y personas vulnerables que desean crear o desarrollar una empresa. Asimismo, en los últimos años se han llevado a cabo los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos que consisten en financiar, mediante préstamos, garantías, capital o subvenciones, a las empresas europeas.

Por su parte, el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones también han desarrollado acciones de financiación empresarial, tanto a través de préstamos y garantías como mediante créditos y capital riesgo. De la misma manera, se puede obtener financiación privada de la eficiencia energética. Este organismo ofrece financiación, reparto de riesgos y asistencia técnica a bancos comerciales con el objetivo de aumentar la financiación de las inversiones de la eficiencia energética.

Funcionamiento 

Para obtener financiación europea, las empresas han de saber que esta decisión es adoptada por las entidades financieras locales, ya sean bancos, sociedades de garantía o inversores de capital riesgo. Estas pueden proponer financiación adicional procedente del apoyo de la UE, determinando las condiciones exactas en lo relativo a importe, duración, tipos de interés y tasas.

Para ello, los interesados pueden dirigirse a una de las más de 1.000 entidades financieras que forman parte de estos acuerdos. Con respecto a esto, los usuarios tienen derecho a ser informados sobre la decisión que estas entidades tomen, ayudándoles a comprender su situación financiera y a mejorar sus posibilidades de obtener información en el futuro.

Cada año, la Unión Europea (UE) ayuda a más de 200.000 empresas de sus países miembros. Estas iniciativas buscan fomentar la financiación de las empresas emergentes, de los emprendedores y de las compañías de mayor tamaño. Se trata de programas clasificados a través de distintas herramientas de financiación, tanto crédito, como garantía o capital riesgo. En la actualidad, son siete los programas que avala la UE en este sentido.

El primero de ellos es el programa Cosme, que consiste en aportar garantías a las pymes para obtener préstamos, en principio por un máximo de 150.000 euros. A continuación se sitúa el programa InnovFin, que tiene como rasgo principal realizar préstamos y garantías a las empresas innovadoras. Para ello, se financiación proyectos de investigación y desarrollo a través de aportaciones de capital en las fases temprana e inicial de los mismos.

Por su parte, el “instrumento de las pymes” ofrece financiación y mentoría a las pymes innovadoras y“Europa creativa” se concibe como una herramienta de préstamo a pequeñas y medianas empresas en los sectores cultural y creativo.

La UE también ha desarrollado el programa para el Empleo y la Innovación Social “EaSI”, que se basa en micropréstamos de hasta 25.000 euros para pequeñas empresas y personas vulnerables que desean crear o desarrollar una empresa. Asimismo, en los últimos años se han llevado a cabo los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos que consisten en financiar, mediante préstamos, garantías, capital o subvenciones, a las empresas europeas.

Por su parte, el Banco Europeo de Inversiones y el Fondo Europeo de Inversiones también han desarrollado acciones de financiación empresarial, tanto a través de préstamos y garantías como mediante créditos y capital riesgo. De la misma manera, se puede obtener financiación privada de la eficiencia energética. Este organismo ofrece financiación, reparto de riesgos y asistencia técnica a bancos comerciales con el objetivo de aumentar la financiación de las inversiones de la eficiencia energética.

Fuente