Sin el acceso al crédito, las pequeñas y medianas empresas (pymes) españolas no tienen posibilidad de crecer y de ampliar sus plantillas. El primer informe de la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca sobre la «Situación de las pymes en relación con la financiación ajena» refleja este problema que arrastra el mapa empresarial español. La radiografía de SGR-Cesgar detalla que cerca de 200.000 pymes con necesidades de financiación no pudieron acceder a ella durante la segunda mitad de 2015, una situación que impide el mantenimiento o la creación de algo más de medio millón de puestos de trabajo. La obligación de presentar garantías y avales y no poder hacerlo, fue el principal escollo para que las empresas no pudieran lograr crédito. Esto ocurrió a cerca de nueve cada diez pymes mientras que en el 71% de los casos la denegación tuvo como origen no presentar unas cuentas adecuadas. Para el presidente de Cesgar, José Rolando Álvarez, estos obstáculos suponen para España «un hormigón al cuello» porque el grueso de las empresas del país no accede a financiación. «Sin financiación no hay crecimiento», asevera.

Fotografia entrada INFORME

El no contar con avales dificulta el acceso a recursos financieros, sobre todo para las pymes. Sólo las empresas de mayor tamaño, con activos y con facturación consolidada pueden hacer frente a este requisito bancario. Lo contradictorio, es que en España la mayor parte de empresas son pymes con diez o menos trabajadores. De hecho, el informe de SGR-Cesgar detalla que el 95,3% de las compañías cuenta con menos de diez empleados. Sobre las actividades, el documento refleja que el 75% de las pymes pertenecen al sector servicios, mientras que solo el 21,6% se cataloga como compañía innovadora. La mayor parte de ellas no llega a facturar 300.000 euros al año y alberga margen de mejora en innovación y exportaciones. «El tejido empresarial español se compone de pymes y son precisamente ellas a las que se confía el crecimiento del empleo», por ello, sostiene Álvarez, «es preciso ayudarlas a generar puestos de trabajo y a salir al exterior», resalta.

A pesar de que las sociedades de garantía facilitan los avales necesarios para lograr financiación bancaria a pymes y autónomos, ocho de cada diez pequeñas y medianas empresas nunca ha recurrido a una SGR y no conocen bien qué servicios ofrece, como pueden ser el facilitar el acceso al crédito, la obtención de asesoramiento financiero adecuado y la posibilidad de obtener mayores importes en la financiación bancaria. Los trámites para acceder a las garantías de las SGR son sencillos: las empresas necesitan presentar sus cuentas anuales, el plan de negocio y el DNI. Los plazos medios concesión son de una semana para un crédito de hasta 50.000 euros y de 15 días para un importe mayor.