cesgar hemeroteca 08El objetivo de comprar nuevos vehículos para desarrollar sus proyectos fue el principal motivo por el que la empresa Asaken decidió solicitar un microcrédito. Esta compañía de ingeniería, que realiza trabajos verticales sin andamios conoció esta posibilidad a través de la federación de cooperativas Erkide. «Allí nos informaron de que podíamos acceder a esta línea a través de una Sociedad de Garantía Recíproca. Así, lo obtuvimos a un precio muy asequible para las expectativas que teníamos», comenta Óskar Álvarez, responsable de Asaken. Además, una vez accedieron a este préstamo y cubrieron esa necesidad, solicitaron otro para operaciones más complejas. Esto les ayudó a mejorar su negocio y a plantearse nuevos objetivos.

El siguiente reto era la internacionalización para lo que prepararon un plan estratégico específico. La concesión esta vez fue mayor y han llegado a trabajar en Reino Unido, Irlanda, Suecia y Dinamarca.