Fuente: http://www.lainformacion.com

La Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía (ATA-A) ha pedido a la Junta que en la futura Ley Andaluza de Fomento del Emprendimiento amplíe hasta dos años la llamada ‘tarifa plana’ de 50 euros para le inicio de la actividad de autónomos, además de pedir más exenciones fiscales y una reducción de trabas burocráticas, de forma que, por ejemplo, el silencio administrativo sea positivo y que no se tarde más de tres meses en resolver un procedimiento.

ATA-A ha presentado sus propuestas y alegaciones a dicha ley andaluza, que han sido enviadas todos los grupos parlamentarios y al Gobierno andaluz, y entre las que figuran medidas que ya están implantadas en otras comunidades.

La organización de autónomos ha pedido un reconocimiento expreso y de participación de las organizaciones más representativas de los autónomos y ha pedido que se les dé participación en la elaboración de las políticas del emprendimiento que incidan sobre el trabajo autónomo.

Asimismo, piden una ampliación del capítulo relativo a instrumentos complementarios de apoyo, de forma que pide que se amplíe la llamada tarifa plana para emprendedores un año más, hasta llegar a los dos años desde que un autónomo se da de alta, el período que contempla el proyecto de ley en el que serán subvencionables las cuotas de los trabajadores del Régimen Especial de la Seguridad Social de Trabajadores por Cuenta Propia o Autónomos (RETA).

Demandan que se establezcan incentivos tanto para inversiones como para la conciliación de la vida personal y profesional y la seguridad y salud laboral, así como líneas prioritarias de incentivos a la sucesión empresarial y el relevo generacional.

Además, plantean la creación de una bolsa mixta de locales públicos y privados con condiciones buenas de alquiler para emprender un negocio.

ATA-A ha planteado que la ley contemple «incentivar el primer empleo creado por un autónomo o emprendedor», durante un año y hasta un máximo de tres para cubrir los costes de cotización de Seguridad Social que tenga que asumir el autónomo que genere un primer empleo.

También los autónomos proponen la concesión de ayudas para financiar los costes fijos de inclusión en el RETA que dentro del año natural de la convocatoria hayan cotizado o estén en condiciones de cotizar al menos tres años y hasta un máximo de cinco años ininterrumpidamente.

ATA también plantea medidas de apoyo a emprendedores del ámbito rural, con cuotas cero o ayudas al mantenimiento de la actividad, o ayudas al fomento de la natalidad o adopción.

Además, ha pedido que la Junta «regule programas y medidas para impulsar la financiación sostenible de proyectos emprendedores, en sus fases de creación, consolidación y crecimiento, mediante líneas de avales a través de sociedades de garantía recíproca, líneas de préstamos participativos con financiación pública, instrumentos de capital riesgo y capital semilla con financiación pública y/o privada, microcréditos o acuerdos con entidades públicas o privadas».

También se aboga por «facilitar a los emprendedores herramientas para el autodiagnóstico de su situación, con vistas a conseguir financiación», así como «reforzar y ampliar las medidas de apoyo al emprendedor ya previstas en relación con la compensación de los tipos de interés» o «establecer mecanismos de financiación de los costes de la protección de la propiedad industrial e intelectual».

Ha pedido que se regulen líneas de apoyo a emprendedores o proyectos tecnológicos, creativos; iniciativas empresariales derivadas de proyectos de investigación; proyectos con alta capacidad exportadora; proyectos de cooperación competitiva; emprendedores que inician un nuevo proyecto después de haber tenido experiencias anteriores fallidas; iniciativas emprendidas por mujeres o menores de 30 años o mayores de 45 años; e iniciativas emprendedoras propuestas por discapacitados.

URGENCIA EN EL TRÁMITE Y SILENCIO POSITIVO

ATA-A en materia administrativa ha pedido que a la hora de conceder autorizaciones, la Junta acuerde de oficio aplicar la tramitación de urgencia, por la que se reducen «a la mitad» los plazos establecidos para dichos procedimientos. Ha pedido que ningún reglamento de la Comunidad «pueda establecer un plazo para resolver y notificar un procedimiento administrativo superior a tres meses desde su inicio».

Considera que en las tramitación de ayudas al inicio de la actividad emprendedora, el órgano competente no podrá establecer un plazo para resolver y notificar superior a tres meses desde su inicio, ni superior a dos meses para hacer efectivo su pago una vez publicada la concesión.

ATA-A ha pedido que la falta de resolución en plazo por parte de la Administración «tendrá efectos estimatorios», esto es, que sea silencio positivo.

Asimismo, ha demandado que la falta de pago en plazo por parte de la Administración «devengará los correspondientes intereses de demora y recargos a favor del beneficiario de la ayuda».

Por otro lado, ATA-A propone el impulso de la tramitación electrónica de procedimientos administrativos vinculados a la constitución de empresas y al inicio de la actividad.

En ese sentido, ha pedido que la Junta promueva la creación de una plataforma única electrónica para la tramitación y resolución de procedimientos. Asimismo, demanda que la Junta facilite a emprendedores información sobre procedimientos y un listado actualizado de los procedimientos.

MEDIDAS FISCALES

En materia fiscal, ATA-A ha pedido que la Ley del Emprendimiento contemple que los emprendedores «estén exentas del pago de las tarifas de la Ley de tasas y precios públicos al inicio de la actividad».

Asimismo, demanda una deducción autonómica de 500 euros para los que se den de alta en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores, a aplicar en la cuota autonómica del IRPF, cifra que sería de 600 euros si el demandante es mayor de 45 años.

También ATA cree que debería valorarse la exención del tramo autonómico del IRPF de los emprendedores que hayan cotizado o estén en condiciones de cotizar al menos tres años y hasta un máximo de cinco años ininterrumpidamente «siempre que el rendimiento neto anual no supere una cifra determinada como pueden ser los 15.000 euros».

Este colectivo ha pedido que la Junta establezca una línea de subvenciones que «compense los gastos en los que incurran los emprendedores con motivo del pago de las tasas locales».

El documento alude a la necesidad de que la Junta «garantice la exención del impuesto de Sucesiones y Donaciones con un mínimo exento para las herencias recibidas por parientes directos a dos millones de euros a todo emprendedor».

Ha pedido además que la Junta garantice la exención del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados a los emprendedores.

ATA-A ha propuesto asimismo que los emprendedores puedan solicitar la compensación de las deudas que mantengan con la Junta con los créditos reconocidos por ésta por actos administrativos.

REEMPRENDIMIENTO

ATA entre sus peticiones pide medidas para favorecer el reemprendimiento y la segunda oportunidad para emprendedores, facilitando el acceso a líneas de incentivos.

Además, ha pedido una línea de ayudas directa de 426 euros mensuales durante seis meses para aquellos, que cotizando en el RETA, hayan cesado su actividad de forma involuntaria y no tengan derecho a ninguna otra prestación o subsidio.

Por otro lado, ATA-A ha pedido mecanismos para ayudar a empresas viables a reestructurarse y seguir operando, y canalizar a empresas sin posibilidades de sobrevivir hacia su rápida liquidación.

ATA-A además ha pedido que la Junta ponga en marcha un Programa Andaluz de Formación para Emprender, en base a la detección de las necesidades formativas previa, que sea aprobado por Consejo de Gobierno.

Fuente: http://www.lainformacion.com