Las sociedades de garantía (SGR) son entidades sin ánimo de lucro que ayudan a pymes y autónomos a acceder a financiación. Las SGR, esa veintena de sociedades de garantía que operan en España, proporcionan financiación directa a las empresas, avales tanto financieros como técnicos, con el objetivo de que el empresario pueda lograr un crédito que de otra forma no podría lograr y hacerlo en condiciones ventajosas. Además, las sociedades de garantía aportan servicios de información, asesoramiento, formación financiera y promoción empresarial, y canalizan y tramitan subvenciones públicas.

Las pymes y autónomos pueden lograr, gracias a esta ayuda, un mejor acceso a préstamos y créditos en términos de importe, tipos de interés y plazos. Para lograr un aval, los empresarios deben convertirse en socios partícipes. Además, la pyme debe aportar la documentación necesaria para que el equipo de analistas evalúe el proyecto o la operación. Los analistas tendrán en cuenta la situación económica de la empresa. Las conclusiones no se limitan sólo a aceptar o rechazar la petición de aval, también proponen alternativas financieras adaptadas a las necesidades de la pyme. A diferencia de las entidades de crédito, el estudio de las SGR se centra en la viabilidad del proyecto.

A cambio de las garantías que ofrecen las sociedades, el socio partícipe debe aportar una cuota de capital necesaria para obtener la condición de socio. Esta cuota es reembolsable una vez que la operación esté cancelada. Junto a ello, se disponen dos comisiones, una de estudio -calculada en base al riesgo de la operación- y una anual de aval -en porcentaje sobre el capital pendiente de amortización-. Si bien, los costes son menores que en el canal tradicional. Las SGR proporcionan, a cambio, las garantías necesarias a las pymes para acceder a una financiación en las mejores condiciones de tipo de interés y plazo, gracias a los convenios firmados con las entidades de crédito que permiten ese escenario más positivo para las compañías. De modo que, las SGR cumplen esa función simbólica, pero a la postre real: son las hermanas mayores de las pymes.