Las sociedades de garantía son las grandes desconocidas. Pymes y autónomos no saben que las SGR son instrumentos clave para micropymes y empresarios que carecen de aval financiero a la hora de solicitar un crédito. Estas entidades aportan ese aval ante las entidades financieras, y así los negocios pueden acceder a la financiación que de otra forma se les niega y, además, lograrlo en mejores condiciones. La última radiografía de las pymes españolas que realiza la Confederación de Sociedades de Garantía Españolas (SGR-Cesgar) revela de nuevo que, a pesar de ser clave para las empresas, son las grandes desconocidas. Eso sí, la marca SGR cada vez se acerca más a las pymes. Según el informe, el grado de conocimiento que las firmas españolas poseen de las sociedades de garantía ha avanzado cinco puntos en los últimos seis meses. El 18,7% de las compañías manifiesta que nunca ha recurrido a ellas pero reconoce que sí que sabe cuales son sus principales servicios. En septiembre este porcentaje se situó en el 13,7%.

Entre las empresas, además, aumenta la percepción de los beneficios que aportan las sociedades de garantía. De hecho, según la encuesta los aspectos más valorados por sus usuarios –socios partícipes- figuran: mejora en el acceso a la financiación bancaria (72,2% frente al 61,4% del anterior estudio) y la obtención de asesoramiento financiero adecuado (62,8%). Las compañías destacan, de igual forma, como ventajas de las SGR la ampliación de los plazos de devolución de la financiación (61%), obtención de mayores importes en la financiación bancaria (60,8%) y posibilidad de reducción de los costes de la financiación bancaria (50,2%).