El impacto económico provocado por la crisis del coronavirus ha hecho que muchas pequeñas y medianas empresas hayan visto reducidos sus ingresos o estén, incluso, al borde del cierre. En este escenario tan desalentador, las sociedades de garantía recíproca se han erigido como agentes clave para la supervivencia de numerosas empresas que están sufriendo esta crisis, facilitando el acceso a la financiación en condiciones más ventajosas.

Medio: El Economista