Las veinte sociedades de garantía españolas (SGR) han inyectado 975 millones de euros a pequeñas y medianas empresas, micropymes y autónomos durante 2015. Este importe ha ayudado a mantener 650.000 empleos, según los datos del último balance de la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-CESGAR). La cifra supone un aumento del 8% en el volumen de préstamos facilitados con respecto al ejercicio precedente cuando las SGR avalaron financiación por un valor de 901 millones de euros. El aumento también se reflejó en el número de avales, con un incremento del 3% al pasar de 16.662 a 17.123.

grafica-Sgr-Blog-Cesgar

El respaldo de las sociedades de garantía a las pymes y emprendedores ha crecido en los últimos años y ya beneficia a 118.900 empresas que mantienen activos préstamos por valor de 4.073 millones de euros. El principal atractivo para las empresa a la hora de acudir a una de las sociedades de garantía que operan por todo el país es la mejora de las condiciones. Según refleja el informe de CESGAR, la ampliación en el periodo de amortización del préstamo ante la entidad bancaria es una de sus mayores ventajas. Casi siete de cada diez operaciones avaladas por las sociedades de garantía afrontan la amortización en un plazo superior a los ocho años, en el 91% de los casos, el periodo de devolución se sitúa por encima de los tres años.

Junto a ello, el capital también es uno de los fuertes de las operaciones avaladas por las SGR. El importe medio avalado en 2015 se situó en los 80.000 euros. Respecto al tipo de empresa, otra de las características más sobresalientes de las sociedades de garantía es que el respaldo es a pequeñas y medianas empresas o autónomos. El 76% de los avales ha tenido como destino las micropymes (entre uno y diez trabajadores), y en su mayoría del sector Servicios. El balance muestra, de hecho, que esta actividad lidera el número de operaciones con un porcentaje del 43%, seguido de la Industria que con un 23% ha registrado el mayor avance sectorial y del Comercio (19%). La Construcción y auxiliares ha supuesto un 11% del total del importe financiado, mientras que el primario representa el 4% del total. Respecto al tipo de avales, la mayor parte han sido financieros (81%), de los cuales por inversión (54%) y circulante (25%) mientras que los técnicos (avales por licitaciones públicas) supusieron el 19%.