Las sociedades de garantía recíproca (SGR), cuyo papel ha sido tradicionalmente facilitar mediante avales el acceso al crédito de las pymes y mejorar sus condiciones de financiación ante las entidades bancarias y cooperativas de crédito, se han visto en este momento aupadas a un protagonismo esencial al convertirse en el eslabón fundamental para conectar la iniciativa pública y la privada en la canalización del crédito para la reactivación económica. La Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (Cesgar), integrada por las 18 SGR existentes en el Estado, ha formalizado en el primer trimestre del año 3.912 avales por importe de 299 millones de euros.

Fuente: http://www.estrategia.net