Mientras que en la pasada gala de los Oscar se anunciaba que Una Mujer Fantástica se hacía con la estatuilla en la categoría de mejor película de habla no inglesa, en Barcelona, a casi 10.000 kilómetros del teatro Dolphy de Los Ángeles, se descorchaba una botella de champán. La cinta galardonada por la academia de cine norteamericano es una producción hispano chilena, detrás de la que se encuentra Setembro Cine, una productora independiente española que coprodujo esta película, que también conquistó al jurado de los Premios Goya y del Festival de Berlín.

El caso de esta pyme sirve para ilustrar muy bien la calidad con la que trabajan las empresas españolas que desarrollan su negocio en torno al séptimo arte. Una industria, la del sector audiovisual, que pasa por un momento agridulce. Por un lado, la irrupción de plataformas de subscripción a través de Internet, como Netflix, Amazon, HBO y Movistar +, hace que el consumo de series y cine en el entorno doméstico haya aumentado notablemente. ‘Además, se ven series grabadas en cualquier país, por lo que la oferta para producciones aumenta’, señala Rafael Lambea, responsable de CREA, SGR una sociedad de garantía recíproca especializada en el sector.

 

Fuente: https://mynmedia.mynews.es