Las pymes más pequeñas, las más jóvenes y las del sector de la construcción son las empresas que muestran mayores problemas para acceder a financiación. Así se refleja en el informe Pyme, España 2016: ‘Análisis estratégico para el desarrollo de la pyme en España: Internacionalización y orientación emprendedora’ de la Fundación para el Análisis Estratégico y Desarrollo de la Pequeña y Mediana Empresa (Faedpyme). La radiografía empresarial revela que una vez más el tamaño, y en menor medida el sector de la actividad de la compañía determinan el rumbo de las negociaciones a la hora de acceder a financiación en una entidad bancaria.

Aún así, el comportamiento en las condiciones de la financiación ha mejorado de forma generalizada en la mayoría de las empresas. Las pymes manifiestan una estabilidad o mejoría en los términos contractuales. Para la mayoría, los préstamos se han obtenido en las mismas condiciones que en ocasiones anteriores. El análisis de Faedpyme incide en que la importancia de las restricciones financieras parece estar estrechamente relacionada con la facturación empresarial,  y en menor medida con la edad y el ámbito en el que se encuadra la actividad.

La Fundación también apunta a que gran parte de las pymes españolas no accede a la financiación bancaria porque no la necesitan. En tanto, que recurren a sus propios recursos (40,7% se autofinancia). Entre las causas de no acudir a los bancos, figura asimismo que no invierten (12%). En el lado contrario, el 45,6% sí ha intentado acceder a líneas de financiación. Entre estas últimas empresas, la incidencia de las restricciones financieras se limita a un 2,6% de empresas que han visto denegada su solicitud, y un 11,4% de pymes que han obtenido la financiación en peores condiciones que en años anteriores. Por último, el documento muestra que las pymes consideran muy desfavorables en las condiciones de la financiación el capital ofrecido, el tiempo de resolución de la solicitud y el vencimiento de la financiación.