Pese a que son un verdadero salvavidas para las pequeñas y medianas empresas españolas, el uso de las Sociedades de Garantía Recíproca no está tan extendido como cabría esperar. «Somos unos grandes desconocidos«, reconocía José Rolando Álvarez, presidente de la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (Cesgar) durante la presentación de las cifras de las SGR relativas al pasado año 2014.

Es verdad que quizás este tipo de entidades no gozan de la popularidad que tienen otros métodos de financiación a los que acceden las pequeñas y medianas empresas, pero sí es cierto que durante el pasado ejercicio las SGR llevaron a cabo 16.662 operaciones con más de 7.000 pymes, con un montante medio de 40.000 euros. «Además de la cantidad de operaciones puestas en marcha, hay que tener en cuenta que el 81% de los proyectos que nos han presentado las empresas han recibido financiación», explicó Álvarez, a la vez que recalcó que «nosotros no somos bancos. Somos empresarios y analizamos todos los proyectos desde el prisma de los empresarios».

El presidente de Cesgar también hizo alusión a los datos de empleo y afirmó que «el 80% de los puestos de trabajo en España los generan las pequeñas y medianas empresas. El empleo es cuestión de pymes. La sociedad debe entender que hay que dar crédito a las pymes por que además la morosidad no cosa de pymes, que sólo presentan una tasa del 12% en ese aspecto», aseveró.

En la misma línea se mostró el presidente de la Compañía Española de Reafianzamiento (Cersa), Víctor Audera, que recalcó la importancia del apoyo estatal afirmando que el Ministerio de Industria «ha doblado la dotación económica. Consideramos que la falta de financiación es el gran obstáculo de las pequeñas y medianas empresas y es algo que debemos solucionar». Además, Audera confirmó que la tendencia a dar mayor relevancia a los proyectos de innovación e internacionalización seguirá creciendo y espera dar servicio a más de 25.000 iniciativas en los próximos dos años.

En su declaración, Audera explicó que el sector empresarial español está viviendo un «cambio de tendencia y estamos viendo más operaciones de inversión. Esta evolución es más que positiva». Además, el presidente de Cersa aseguró que el total de riesgo vivo de las SGR es de 1.734 millones de euros. De esta cifra, el 71% de capital prestado a las iniciativas se considera normal, mientras que sólo el 29% está en situación de dudoso y existe un riesgo real de impago.

Pese a todas estas cifras que resaltan el buen camino que está empezando a tomar la economía española, ambos fueron cautos y reconocieron que «queda mucho trabajo por hacer», a la vez que advertían de que el apoyo a la internalización de las empresas es clave. También será un factor decisivo que se cumplan las previsiones de Cesgar, que vaticina un aumento del 50% en el total de operaciones en los próximos dos años.

EL MUNDO, 10-05-2015