Las micropymes, las empresas con hasta nueve trabajadores, han tirado del empleo en España durante el primer trimestre de 2017, según el estudio publicado esta semana por Cepyme y Randstad, que apunta también que la mayor creación de empleo se ha reflejado en los sectores de la construcción, actividades jurídicas, educación y hostelería. Con un crecimiento anual del 2,4%, la contribución de las micropymes al mercado laboral ha superado los registros de las pymes de más de 50 trabajadores y también ha elevado a 0,6 puntos en promedio anual con más de 74.190 trabajadores.

En los primeros tres meses del año, las pequeñas y medianas empresas también han aportado, pero en menor medida. Las pequeñas, hasta 49 trabajadores, han mantenido una notable estabilidad en la generación de puestos de trabajo que ha limitado su aportación a los resultados conjuntos. Aún así, durante el ejercicio completo, esta estructura empresarial se mantiene como la que ha hecho posible, en mayor medida, el avance del empleo en las pymes, con una contribución de 1,1 puntos que ha supuesto en los primeros meses del año 13.500 puestos de trabajo.

También las empresas medianas, aquellas con hasta 249 trabajadores, han sido capaces de generar empleo con una aportación el mercado laboral por debajo de los 0,05 puntos. Los más de 5.400 puestos de trabajo que han creado se registran sobre todo en el sector de la educación y en la administración pública. Mientras tanto, las grandes empresas, con más de 250 trabajadores, por el contrario, han mostrado una caída de la afiliación que ronda los 4.300 personas. Sin embargo, en términos anuales las dinámicas de crecimiento más elevadas se han seguido generando en este segmento empresarial con un 4,9% que supone más de 180.500 empleos creados desde el primer trimestre de 2016. Estas cifras las colocan como los principales actores en la creación de empleo, sobre todo en sectores como comercio, sanidad y educación.