Fuente: http://mynmedia.mynews.es

Facilitar a las empresas innovadoras de Castilla y León un acceso más sencillo a la financiación para sus proyectos viables. Con este fin echaba a andar el programa ‘InnovFin’, de la mano de la Comisión Europea y el Grupo del Banco Europeo de Inversiones, compuesto por el BEI y el FEI.

Iberaval tiene especial protagonismo en el despliegue del mismo en Castilla y León, y prueba de ello son las casi 173 operaciones de innovación respaldadas solo en 2016, la mayor parte de las cuales se encuentran adscritas a las alternativas de financiación que recoge el programa comunitario. Estos expedientes han permitido inyectar 22 millones de euros y han representado en torno al 15% del total de la operativa de la sociedad de garantía originaria de Castilla y León hasta el cierre de octubre.

La sociedad de garantía es un aliado estratégico de este programa en Castilla y León. En cuanto a los productos, el más potente se refiere a avales para la innovación que buscan apoyar a las empresas solicitantes de financiación, para invertir en la producción o desarrollo de productos nuevos, o sustancialmente mejorados, procesos o servicios que son innovadores. Dentro del ‘InnovFin’ también destaca un producto dirigido a empresas que han tenido subvenciones, préstamos o garantías por parte de planes de apoyo a la investigación y la innovación europeos, a través de sus instrumentos de financiación o por parte de los planes de apoyo a la investigación o innovación regionales o nacionales en los últimos tres años.

El presidente de Iberaval, que también lo es de la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-Cesgar), José Rolando Álvarez, destaca que «es fundamental trabajar con la vista puesta en Europa, y hemos de impulsar proyectos conjuntos, porque el futuro de la financiación pasa por la UE». Álvarez sentencia que «las sociedades de garantía (como Iberaval) llevamos siendo el primer intermediario del FEI en España, y queremos seguir siéndolo».

Otra piedra angular en la operativa de Iberaval es el programa Ade Financia, enfocado por un lado a la bonificación de los costes financieros de préstamos para financiar inversiones empresariales y, por otro, a préstamos y pólizas de crédito que cubran necesidades de circulante. Entre las líneas que engloba este año Ade Financia, bajo el liderazgo de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización Empresarial de Castilla y León, se encuentran las específicas para microcréditos para emprendedores, medio rural, apoyo financiero al comercio o reindustrialización y recuperación de empleo y zonas mineras. Igualmente, la inversión y expansión de empresas, sector agroalimentario y emprendimiento social tienen cabida en el listado de productos de Ade Financia, que se completa con expedientes referidos a capital circulante y dirigidos a autónomos y microempresas.

De este modo, la planificación para este ejercicio, incluye nueve líneas de apoyo financiero, de las que cuatro son inéditas, y para su desarrollo cuenta con la colaboración de la sociedad de garantía Iberaval.

A lo largo de 2015, Ade Financia inyectó dos millones de euros a proyectos empresariales, lo que propició el apoyo a 351 operaciones, que facilitaron llevar adelante iniciativas por valor de 40,75 millones de euros. Ese importe, prácticamente al 50% ha ido dirigido a inversión y a circulante. A ello hay que añadir el impulso que también pretende dar a la actividad el Programa de Fomento del Emprendimiento vinculado a la creación de empleo, que movilizará 130 millones de euros en préstamos que, se prevé, creen 1.800 puestos de trabajo en los dos próximos años.

Una iniciativa, en palabras del presidente de Iberaval, José Rolando Álvarez, que pone el foco en la «financiación generadora de puestos de trabajo», lo que muestra un aspecto más social de la Administración, y pone de manifiesto que se pueden hacer «cosas interesantes por el empresariado» a partir de la iniciativa público-privada.

Iberaval acabará el año con unos 24.400 socios, entre partícipes -empresas, autónomos y emprendedores- y protectores -Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización, entidades financieras, cámaras de comercio, organizaciones empresariales, etc.- De manera que un porcentaje importante de pymes castellanas y leonesas participan de la SGR de la comunidad, lo que muestra su utilidad. De hecho, Iberaval es la sociedad de garantía española con mayor base social, muy por encima de la inmediatamente posterior, a la que duplica en número de socios.

Las que a continuación aparecen, son ejemplos de esas muchas compañías o autónomos que cuentan con el respaldo financiero deIberaval.

Fuente: http://mynmedia.mynews.es