Fuente: http://mynmedia.mynews.es

El crecimiento económico se mantendrá, pero el dinamismo tiende a frenarse este año y el próximo, según las estimaciones que ha hecho públicas Hispalink –instituto con equipos de 16 universidades españolas–.

Su estimación para 2016 es que el valor añadido bruto (VAB) de la Comunidad Valenciana aumente un 2,8 % –el año pasado el PIB creció un 3,6%–, una estimación que mejora en tres décimas la que Hispalink realizó hace seis meses para el conjunto de 2016.

Para la media de los ejercicios 2016 al 2018 se espera que la tasa de variación de la economía española sea del 2.3%, algo inferior a la tasa de la Comunidad Valenciana que apunta al 2.5%.

Respecto a otras estimaciones hay pequeñas variaciones. La de BBVA Research prevé para este año un crecimiento económico del 2,7%, que se mantendría en el mismo nivel para 2017.

El instituto Hispalink explica que la economía valenciana presenta un ritmo crecimiento superior al estimado para España que se cifra (2.6%). La contracción de la actividad económica tanto en la Comunidad Valenciana como de España, se explica por la disminución de la actividad exportadora de servicios.

Comparando con otras comunidades, superan ligeramente la estimación Madrid y Baleares, para las que prevé un 2,9% de crecimiento, mientras que Canarias iguala a la Comunidad Valenciana en el 2,8% para este año.

Sectores En el análisis de las perspectivas sectoriales de la economía valenciana se verifica que todos los sectores presentarán tasas de variación positivas en este año, aunque la agricultura sufrirá descensos en los dos próximos ejercicios. Este comportamiento negativo se espera para el sector primario en el conjunto de España.

El aspecto más positivo que destaca Hispalink en este análisis semestral es que la economía valenciana mejora considerablemente sus exportaciones y también la actividad turística.

Se observa que el sector de la construcción es el que presenta mejores expectativas de crecimiento, que hay que atribuir en parte a los fuertes descensos que esta actividad tuvo durante los años de la crisis.

La industria se mantiene estable, y podría mejorar en 2018.

La Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) de la Comunidad Valenciana se encuentra en proceso de reestructuración para reorganizar su balance, pero la opinión que las empresas dan de su servicio es buena.

La directora general, Cristina Alemany, dio a conocer ayer el resultado de un sondeo, según el cual le conceden una nota media de 7,7 puntos.

También muestran fidelidad, ya que un 80% reconoce que volvería a recurrir a los servicios de la SGR y, además, un 72% la recomendaría a otros posibles clientes.

En cuanto al grado de conocimiento que las empresas tienen sobre esta entidad, Alemany señaló que el 85% de los encuestados la considera especialista en avales y que el 75% de los que conocen la institución la considera especialista en cuestiones financieras.

Por otra parte, el estudio revela que la mitad de las pymes indican que la mayor aportación de la SGR está en respaldarles para encontrar el mejor producto financiero.

La directora general, que presentó la institución en la Confederación Empresarial Valenciana (CEV), explicó que el año pasado el 80% de los avales se dieron a microempresas y autónomos, con facturaciones inferiores a dos millones y con menos de diez empleados. El 60% se concedió para inversión y el 40% para circulante.

La SGR trata de reestructurarse vendiendo una parte significativa de su cartera de créditos, para la que por ahora no tiene comprador.

Fuente: http://mynmedia.mynews.es