Portugal, desde la que importa sobre todo la manzana tipo reineta.

La sociedad de garantía recíproca cerró 2015 con un crecimiento más que relevante. Durente el año pasado, facilitó financiación a pymes y autónomos con la formalización de 749 avales por importe de 22,3 millones de euros. El volumen de los avales supone un incremento del 42% sobre el año 2014, mientras que el número de operaciones es un 32,6% mayor.

La SGR que opera sobre todo en las provincias de Pontevedra y Ourense repartió al 50% los avales financieros entre los destinados a inversión y a circulante, tanto en forma de crédito, como de préstamo de refinanciación, descuento comercial ypréstamo circulante. Por sectores, el 64% de os avales formalizados fueron para empresas de servicios, el 19% a la industria y el 14%, a empresas de construcción.

Sogarpo cerró el último año con un riesgo vivo de 80,3 millones de euros y una tasa de mora que ha descendido un 22,4% sobre la registrada en diciembre de 2014, según resaltan desde la sociedad.

La entidad destaca también que seis de cada diez pymes beneficiarias de sus avales afrontan la amortización de los préstamos en un plazo superior a los ocho años y que, en todo caso, el 92% de los avalados amortiza sus créditos en un período de más de tres años. Su número de socios se mantiene en 6.843.