Las pymes, como otros sectores del ámbito económico han sufrido en su financiación los efectos de la crisis. Los proveedores financieros y las condiciones han cambiado en los últimos años, y si bien la autofinanciación y la financiación bancaria siguen siendo pilares fundamentales para obtener recursos, es preciso diversificar las fuentes en línea con algunas tendencias y prácticas internacionales, buscando alternativas que aportan una mayor flexibilidad a las pymes.

Hasta hace unos años los bancos eran la principal y, para muchos, la única fuente para acceder a la financiación, pero con el auge de las TIC y gracias al apoyo de las instituciones públicas, han surgido muchas alternativas: Sociedades de Garantía Recíproca, Business Angels, Crowdfunding, Crowdlending, e​ntre otras​.

Fuente: www.muypymes.com