La electricidad puede considerarse un «artículo de lujo» para los trabajadores autónomos. El consumo de electricidad supone el 18 por ciento de los gastos para los trabajadores por cuenta propia en cualquier parte de España, según un estudio de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA). A partir de este dato, se puede afirmar que este gasto se ha convertido en el factor más importante de competitividad de una pequeña empresa, según ha apuntado esta misma semana el secretario general de la organización profesional, Eduardo Abad Sabarís.

 

Como ejemplo del esfuerzo que supone el pago de las facturas de la luz, Sabarías ha detallado que un establecimiento de unos 100 metros cuadrados del sector de la hostelería con una contratación de unos 13 kilovatios (kW) de potencia deberá pagar al mes cerca de 600 euros, el doble de lo que destina a la cuota de la Seguridad Social. Para Abad, es preciso que la legislación se flexibilice en este sentido para todos los negocios y que se implementen herramientas que permitan el autoconsumo energético, más aún en poblaciones rurales.

 

Al respecto, el pasado viernes tras la reunión de la mesa que trabaja en la Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, se dio a conocer que con la nueva normativa los autónomos se podrán deducir fiscalmente un 20 por ciento de los gastos de electricidad, gas y telefonía, los autónomos que trabajen en su propia hogar, y del 50 por ciento del vehículo. Además, ya se dio por hecho la ampliación de la tarifa plana de 50 euros durante un año más. En la actualidad son seis meses, al igual que la novedad referida a la maternidad para las autónomas que tendrán doce meses de tarifa plana de 50 euros tras incorporarse de su baja por maternidad. Tanto maternidad como paternidad tendrán bonificada la cuota al cien por cien durante el tiempo de baja.

 

Al mismo tiempo, en la mesa se ha hablado de que las penalizaciones por retrasos o devoluciones de las cuotas sea de un 10 por ciento la primera vez y de un 20 por ciento a partir de la segunda. Y los autónomos se podrán cambiar de base cuatro veces al año en lugar de las dos actuales, y las bajas y altas se podrán realizar hasta tres veces al año y serán efectivas en el día realizado, esto supone que sólo se pagará la cuota de los días que esté el autónomo dado de alta y no el mes completo, recoge Confilegal.com.