La banca encareció en julio el acceso al crédito a las pequeñas y medianas empresas (pymes) españolas, las más tocadas por la crisis derivada del covid-19. Tras cuatro meses en los que la financiación fue históricamente barata por los avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO), las entidades volvieron a la normalidad en verano. De este modo, el tipo de interés medio (medido por la TAE) alcanzó el 3,02% en los préstamos a empresas de menos de 250.000 euros, considerablemente por encima del 2,37% al que se financiaron las pymes en junio y el 2,22% de mayo, según los últimos datos del Banco de España. Este encarecimiento coincidió con la ralentización de la demanda de crédito por parte de las pymes, que desde que se decretó el estado de alarma han estado haciendo acopio de liquidez para sobrevivir a los meses de confinamiento.

Fuente: El Confidencial

PDF: El Confidencial