Fuente: Cinco días

La banca española trabaja ya en la modernización de sus sistemas de detección de riesgos para adaptarse a la nueva normativa nacional e internacional que se le viene encima y que le impondrá un mayor grado de antelación en la provisión de activos problemáticos. Los modelos tradicionales que venía utilizando la banca no detectan anticipadamente el 18% de las operaciones problemáticas, según un estudio de la firma AIS Group, que trabaja en el diseño de nuevos sistemas de alerta. De manera que, el sector se deberá amoldar para identificar y provisionar pérdidas antes de que ocurran.

Descargar pdf