El presidente de la sociedad de garantía recíproca Iberaval, José Rolando Álvarez, ha animado a las pymes a recurrir al crédito. «Es el momento de invertir», ha dicho.

La Sociedad de Garantía Recíproca Iberaval y EspañaDuero han ampliado este martes su colaboración para destinar 32 millones de euros para financiar proyectos pequeñas y medianas empresas y autónomos de la Comunidad

El acuerdo permite ampliar el ámbito de actuación y el catálogo de productos que van más allá de las tradicionales necesidades de circulante y de nuevas inversiones como ‘leasing’, ‘confirming’ y descuento en papel.

La puesta en circulación de 32 millones de euros con destino a la financiación de pymes y autónomos de Castilla y León, aunque se extiende a toda España y que podrá ser ampliado en caso necesario, será en condiciones ventajosas, con plazos de devolución de hasta 15 años para las inversiones y 12 años en circulante, además de permitir dos años de cadencia.

En la actualidad, ambas entidades mantienen 1.514 operaciones vivas por 184,7 millones de euros, con 97 millones pendientes de devolución. El sector que más se ha beneficiado de este respaldo financiero conjunto a lo largo del presente ejercicio es el comercio, con el 30 por ciento del total de operaciones, seguido de la industria (19 por ciento), los servicios (15 por ciento) y el turismo/hostelería y el primario (13 por ciento en cada caso). Además, el importe medio prestado baja hasta los 80.000 euros pero, a cambio, aumentan la crifra de créditos.

José Rolando Álvarez ha asegurado que se ha producido un cambio de tendencia en los últimos meses con un incremento del crédito para financiar proyectos a medio y largo plazo, frente a la tónica de los últimos años en los que el 70 por ciento de las operaciones iba destinado al circulante para reestructurar la deuda de las pymes. Ahora el 60 por ciento del crédito son para inversiones.

El presidene de Iberaval ha insistido en que la «ventanilla del crédito está abierta a proyectos viables de las pymes». «Es el momento de invertir» ha asegurado Álvarez, para quien la «inversión es la antesala de la creación de empleo».

A 30 de septiembre, Iberaval había firmado operaciones por valor de 120 millones de euros, lo que supone un 27 por ciento más con respecto al mismo periodo del año pasado. Junto a ello, el riesgo vivo (la diferencia entre lo prestado y lo devuelto) crece un 6 por ciento, con valores positivos por primera vez durante la crisis. Además, la morosidad se sitúa en un 5,1 por ciento, por debajo de la media del sector, mientras que el número de socios ronda los 23.000, que significa el 22 por ciento del total de pymes de la Comunidad.

El director general de Banca Comercial de EspañaDuero, Carlos Ranera, ha destacado que las operaciones comerciales de la entidad en lo que va de año ya han superado los 1.000 millones, un 40 por ciento más que en 2014, aunque ha admitido que es «insuficiente» para sustituir la inversión de las hipotecas a particulares. Además, las pólizas de crédito han aumento un 20 por ciento, la cifra de clientes con actividad empresarial alcanza los 165.000 y el negocio internacional crece un 60 por ciento. En ese sentido, Ranera, cuya entidad es la que tiene mayor participación en el capital social de Iberaval, ha animado a los empresarios a continuar en la senda de la internacionalización al ser la mejor manera para crecer.

Por otro lado, José Rolando Álvarez ha calificado de «extraordinaria noticia» la puesta en marcha de la Lanzadera Empresarial por parte de la Junta, que se une a la colaboración que presta la administración regional a Iberaval al ser el mayor socio proyector de la sociedad de garantía. «Todo lo que se haga para facilitar el crédito es positivo», ha dicho.