El presidente de SGR-CESGAR analiza la actualidad del sector en el suplemento empresarial de ABC

-¿Cómo explicaría qué es y para qué sirve una sociedad de garantía recíproca? -En muchos países se crean sistemas parabancarios no ligados a la banca para financiar a micropymes, emprendedores y autónomos. Eso en España lo somos y lo hacemos las sociedades de garantía recíproca. Somos sociedades sin ánimo de lucro formadas por empresarios que se ocupan de dar avales a otros empresarios. Tenemos que facilitar el acceso al crédito a las personas que en condiciones normales no lo consiguen y entendemos lo que es el riesgo y sabemos a quien estamos financiando y por eso tenemos una morosidad tan baja. -¿Parecido a un banco entonces? -Estamos para suplir las fallas del mercado y no competimos con los bancos. Justo lo contrario. Son nuestros aliados porque al final son los que aportan el dinero. Con nuestro aval, que es muy solvente, saben que el riesgo que tienen es cero porque si una empresa no paga nos va a reclamar a nosotros y vamos a responder al primer requerimiento. -¿Qué efectos tendría dar respuesta a las necesidades de liquidez de miles de pequeñas empresas? -Este tipo de empresas son las que más capacidad de crear empleo tienen. En España, más del 85% de los puestos de trabajo están en compañías de menos de diez trabajadores. Aunque el empleo está creciendo, no lo hace al ritmo del potencial que tiene nuestra economía. Si este tipo de tipo de empresas tuviera acceso a la liquidez que necesita de forma razonable, la capacidad de crear empleo en España sería de casi un millón de personas al año. -Pero también habrá proyectos que no pueden ni deben ser financiados.

J. M. AYALA MADRID

A punto de cumplir un año al frente de Cesgar lanza un ambicioso plan estratégico para avalar a 50.000 empresas más en dos años

Presidente de la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca

Respaldo hasta para un nuevo concepto de restauración

El restaurante-pescadería Mar Viva no es una simple marisquería gallega. Quien se acerque a la plaza principal de Corcubión encontrará un espacio donde elegir cualquier pescado o marisco de calidad para que sea cocinado de la manera que desee y para degustarlo en exclusiva mientras disfruta de unas privilegiadas vistas de la Costa da Morte. Este proyecto innovador, que echó a andar en 2012, salió adelante con el aval de Afigal, la sociedad de garantía recíproca del norte de Galicia, que apoyó el sueño de Enrique Coo Castro de crear un nuevo concepto de restauración: «Me lo recomendaron en el banco y gracias a esa sociedad de garantía pudimos poner en marcha el restaurante y ahora estamos felices», asegura. Pero Enrique sigue teniendo aspiraciones. El éxito de Mar Viva y las facilidades que tuvo para conseguir el crédito, dada la solvencia de su proyecto, le animan a iniciar una nueva aventura en la que confía en contar con Afigal: una pulpería y una zona de picoteo en la casa contigua.