Las sociedades de garantía: llave para solucionar el problema del acceso a financiación de las pymes

El presidente de la patronal de las SGR, José Rolando Álvarez, destaca que el sistema español de las sociedades de garantía es «extremadamente solvente»

Las sociedades de garantía son la llave para solucionar el problema de acceso a crédito que sufren las pymes españolas. Así se puso de relieve durante la Jornada celebrada, en Madrid, en la sede de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) por la patronal de las sociedades de garantía (SGR-Cesgar).

En ella participaron, junto al presidente y al director general de la patronal de las SGR, José Rolando Álvarez y Jaime de Rábago, respectivamente, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, y el director general de Industria y presidente de la Compañía Española de Reafianzamiento, (CERSA), Mario Buisán. Todos coincidieron en señalar la vital importancia de las sociedades de garantía para pymes, autónomos y emprendedores de cara a acceder a financiación, dado que, debido a la crisis financiera el Banco Central Europeo (BCE) ha aumentado los requisitos de solvencia de las entidades, con lo que, les dificulta las operaciones con pequeñas y medianas empresas al no ser rentables para ellos.

El máximo responsable de las sociedades de garantía analizó la situación del crédito en España. En su radiografía, Álvarez estimó que millones de pymes se quedan sin financiación y esta situación empeorará a pesar de que una pyme abierta supone 80.000 euros a devolver en ocho años. «No es un problema de recursos, es un problema de solvencia», sostuvo el presidente de SGR-Cesgar, quien recordó que muchos empresarios tienen que solicitar que les avale su «hija funcionaria o hipotecar su propia casa» para contar con liquidez, frente a las grandes empresas que ahora acceden al crédito con los intereses más bajos de la historia.

Álvarez destacó que es necesario que se reconozca que España tiene un problema y poner el foco en él. Frente a los problemas de solvencia, el responsable de SGR-Cesgar resaltó que las sociedades de garantía son «extremadamente solventes», y por ello, en operaciones avaladas por SGR, el riesgo para los bancos es mínimo.

A pesar de contar con todas las condiciones a su favor para que las SGR avalaran más operaciones, -el año pasado se llegó a 18.000 empresas-, Álvarez estimó que es preciso llegar a más pymes y para ello es necesario que las pequeñas y medianas empresas conozcan el sistema. «No nos conocen», insistió el presidente de SGR-Cesgar. En este sentido, pidió al presidente de CERSA, «ayudas públicas para impulsar el sistema de sociedades de garantía y así llegar a más pymes». Al hilo de esta reflexión, adelantó que el objetivo de las SGR españolas es triplicar la formalización anual, ahora se sitúan las operaciones en 1.100 millones de euros, un cifra que es «extremadamente pequeña». «Creo que todos estamos de acuerdo que una parte de nuestros impuestos se destinen a apoyar a CERSA para que puedan acceder a financiación las pymes, necesarias para la generación de empleo», sostuvo.