Fuente: http://mynmedia.mynews.es

Iberaval cerró el mes octubre habiendo superado con creces el importe de avales concedidos a lo largo de todo el año 2015. Así se desprende de los datos operativos de actividad de la sociedad de garantía (SGR) que preside José Rolando Álvarez, que a lo largo de 2015 completó operaciones por 166 millones de euros y al término del anterior mes dejó atrás ese importe para situarlo el volumen global formalizado más de 170 millones. Con estas cifras, la SGR castellano y leonesa encamina el último tramo del año con expectativas de cumplir sus previsiones, que apuntan a un crecimiento general de la actividad de la sociedad del 25%, cuando la media del sector español de las garantías, en el primer semestre del año se situaba en el 14%. Ahora bien, Álvarez reconoce que las cifras que apuntan a una cierta ralentización económica en estos dos últimos meses de 2016 «entran en el terreno de la certeza», aludiendo a su experiencia como empresario.

El presidente de Iberaval, José Rolando Álvarez, que también preside la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-Cesgar), remarca el avance en el conocimiento que estas instituciones están logrando en los últimos meses, aunque estima que queda mucho por hacer para divulgar estas herramientas, que permiten obtener financiación en unas mejores condiciones en tipos de interés, precios y plazos de devolución. Álvarez señala que, en un momento de dualidad en el acceso al crédito -dado que las grandes empresas tienen muchas facilidades, pero las pequeñas siguen viendo cerrado el grifo del crédito-, «es fundamental que exista una palanca de apoyo a las pymes para obtener financiación». A ello, añade, hay que sumar otro factor: la garantía que aportan las SGR como Iberaval es positiva para el empresario que la solicita, pero también para el banco que presta dinero, que se asegura, sí o sí, el cobro del dinero que cede, a partir de la denominada garantía líquida a primer requerimiento.

La sociedad de garantía que preside José Rolando Álvarez no cesa. Al contrario. En los primeros nueve meses del año el importe formalizado en préstamos a pymes y micropymes registra un avance superior al 25% inicialmente planteado como objetivo para todo el ejercicio. Una cifra que va en sintonía con lo marcado en el ambicioso plan estratégico de todo el sector, que busca posicionar mejor a las sociedades de garantía, que en los últimos meses han ganado en presencia y han logrado ocupar el hueco en prescripción que quedó vacío al desaparecer las cajas de ahorro y que están consiguiendo captar, directamente, un importante número de operaciones. «Antes las operaciones llegaban directamente desde las entidades financieras, pero es cierto que hemos logrado potenciar de una forma importante nuestro perfil de negocio y comercio y atraemos a muchos clientes a nuestras oficinas que salen de ellas convertidos en nuestros socios», remarca José Rolando Álvarez.A esa destacada masa social -más de 24.000 socios-, hay que agregar el respaldo institucional. Sin ir más lejos, la Junta de Castilla y León, que participa con el 14% de Iberaval, a partir de la Agencia de Innovación, Financiación e Internacionalización (ADE), con programas como el consolidadísimo ADE Financia, que este año ha incrementado su respaldo a la SGR de la comunidad.

Lo que no varía es la presencia en la ventanilla al crédito que es Iberaval de una inmensa mayoría de pymes y micropymes, en particular estas últimas, que son las empresas con entre uno y nueve trabajadores. Las empresas que acuden a Iberaval son unipersonales o tienen menos de cinco empleados en el 80% de los casos, y el 19,8% son pequeñas o medianas empresas y solo el 0,2% grandes compañías.

En lo que va de año, en la operativa de Iberaval se ha dado una singular circunstancia, y es que el sector comercio le ha ganado terreno a los servicios. A día de hoy, el 31% de las operaciones han tenido como origen el primero. Otro elemento a destacar es el importe medio de las operaciones, que se sitúa en el entorno de los 99.000 euros, el 10% por encima de lo presente en el anterior ejercicio.

A ello hay que añadir que son 603 millones de euros los que acumula Iberaval en financiación concedida a pymes, autónomos y emprendedores (riesgo vivo), a partir de un total de 12.424 operaciones. Esta cifra supone el 6% más que al cierre de 2015 y en torno al 15% del total del sector en España.

Fuente: http://mynmedia.mynews.es