Las firmas se han hecho fuertes en el extranjero gracias a las líneas de internacionalización

En apenas un año y medio, las líneas de internacionalización han ganado protagonismo en el día a día de Iberaval. La sociedad de garantía de Castilla y León ha respaldado más de un centenar de proyectos por valor de 20 millones de euros, que han permitido llevar el nombre de la comunidad a otras partes del mundo. Sólo en lo que llevamos de año, se han formalizado operaciones internacionales (comercio, avales técnicos y créditos ICO para financiar exportaciones), con el respaldo de entidades financieras como Caja Viva, Banco Santander, Banco Sabadell, Banco Popular, Bankinter, Laboral Kutxa, BBVA o Caja España-Duero, entre otras.

Ese apoyo ha permitido que muchos empresarios hayan cogido sus maletas para dar el salto a nuevos mercados. En unos años en los que el parón de la obra pública, la amenaza se ha convertido en oportunidad para compañías como ATP-Ingeyco y Tvitec, ambas de la provincia de León, que poco a poco van llenando el mundo con la impronta de sus producciones.

ATP-Ingeyco es una sociedad constituida en 2013, con beneficios desde el año en que echó a andar y una proyección importante, que está integrada por cuatro entidades previamente creadas, que por su cuenta venían colaborando de manera esporádica en proyectos nacionales, pero decidieron unirse para lanzarse al extranjero.

La actividad principal de la compañía es internacional, ya que, a través de la constructora COPASA, que participa en el consorcio que construye el AVE a La Meca en Arabia Saudí, han conseguido entrar en ese mercado, logrando un importante contrato de construcción de cinco edificios residenciales y otros tres para el rezo religioso. A ellos habrá que añadir otros cinco inmuebles. Esto es: ATP-Ingeyco afronta en estos momentos la construcción de 13 edificios en Arabia Saudí. Es un ejemplo de empresa que recurre al aval internacional, uno de los productos más novedosos y efectivos con los que trabaja Iberaval.

Referente nacional

TVITEC (Técnicas de Vidrio Transformado), fundada en 2008, se ha convertido en seis años en la principal empresa española de transformación y procesamiento de vidrio arquitectónico de alta calidad de España y una de las principales de Europa. Majestuosas obras como el museo do Amanha de Sao Paulo, la Torre de Caixabank en Sevilla, la Tour Incity de Lyon o The Scalpel de Londrescuentan con material en sus fachadas producido por una empresa berciana.

En este tiempo, ha pasado de facturar ocho millones de euros a casi 58 millones en 2014, de manera que ha multiplicado por seis la cifra con la que inició su actividad.