cesgar hemeroteca 13La Sociedad de Garantía Recíproca, Iberaval, cerró 2014 con los mejores resultados de su historia, al materializar créditos con casi 3.300 empresas, que, de esta forma, pudieron mantener o crear 15.000 empleos. El presidente de Iberaval, José Rolando Álvarez, presentó ayer unos resultados que calificó de muy positivos, ya que los préstamos a las pymes se han incrementado en un 24 por ciento, aumento que se ha producido en todos los sectores de la economía regional, aunque especialmente en comercio, industria y servicios. La SGR contribuye ya al mantenimiento de más de 84.000 empleos en casi 10.900 empresas.

De esta forma, los créditos de carácter financiero a pequeñas empresas y autónomos alcanzaron los 108,2 millones de euros, de los cuales 63,7 se dirigieron a facilitar liquidez inmediata a las empresas, mientras que 44,5 fueron para inversión. Precisamente, Álvarez señaló que se está invirtiendo la tendencia, ya que si en 2013 sólo se destinaba a inversión el diez por ciento de los préstamos, en 2014 fue el 40 y es de prever que el próximo año ya sea del 60.

El presidente de la SGR también destacó el hecho de que mientras en Iberaval aumenta la financiación a las pymes, en el sector bancario se ha producido un descenso del diez por ciento. Este hecho, señaló, supone que «las empresas que crean empleo no tienen crédito, cuando son las que han vuelto a hacerlo». «Arrancamos la creación de empleo con la falta de financiación», sentenció.

Otro de los aspectos destacados del balance del pasado año es que hay 1.006 nuevos socios, de forma que se llega ya a los 21.042, por lo que Iberaval consolida su liderazgo entre las SGR, al registrar casi la mitad de todas las altas que se produjeron en España. Otro dato positivo es que el riesgo vivo se sitúa en 517 millones de euros, con una solvencia de 13,9 por ciento, cuando el Banco de España exige el ocho. Además, el ratio de morosidad es del 4,8 por ciento, muy por debajo de la media del sector financiero. Es más, sólo el 96 por ciento de las operaciones han tenido algún tipo de incidencia. De Hecho, según Álvarez «podíamos haber dado 200 millones más de euros en préstamos y no lo hemos hecho porque no había demanda». De momento, el perfil de la empresa avalada por Iberaval es de una pyme de diez trabajadores, que recibe un crédito de 96.000 euros.

En cuanto a los objetivos para este año, la previsión de crecimiento del 12 por ciento. En el primer trimestre del año ya se han concedido avales por importe de 122 millones, lo que representa un crecimiento del 30 por ciento con respecto al mismo periodo del año anterior.