Entre las medidas anticrisis aprobadas por el nuevo gobierno de Castilla y León, se incluye la puesta en marcha de una nueva línea de financiación de préstamos blandos, a través de Iberaval, para empresas directamente afectadas por el conflicto de la invasión rusa a Ucrania. Serán préstamos de hasta 100.000 euros con dos años de carencia y 10 de amortización, sin intereses.

Medio:  El Español