Se trata de duplicar los de 2015, y además se podrá avalar a empresas agrarias por un importe de hasta 600.000 euros

Planes ambiciosos en la nueva etapa de Extraval. Es la Sociedad de Garantía Recíproca Extremeña de Avales. Su labor básica no es prestar dinero sino avalar ante los bancos a las empresas o emprendedores para que tengan la financiación necesaria. Para 2016, en su recién aprobado plan de acción, se contempla el objetivo de aumentar a 12 millones de euros el valor de los avales formalizados (la previsión de cierre de 2015 es no más de 6,5 millones) y de llegar a los 16 millones en 2016. Además, Extraval se abre a las empresas agrarias y podrá conceder avales por un importe de hasta 600.000 euros a las mismas.

Extraval, que desde el 30 de septiembre dirige David Romero, se propone igualmente reducir la tasa de morosidad y optimizar los procesos internos de concesión de avales reduciendo sensiblemente los tiempos de espera. «Nuestra misión es conseguir ser el instrumento de referencia mediante el que pymes y microempresas extremeñas accedan a fuentes de financiación en condiciones favorables», reseña.

En el capital social de Extraval están pequeños y medianos empresarios, la Junta, el grupo empresarial público Avante, Sofiex (una de las empresas públicas de Avante), varias cajas y bancos, y la Corporación Empresarial de Extremadura. La cantidad media avalada por Extraval es de 30.900 euros. «Se corresponde con el perfil de atención preferente de la sociedad, el de las pymes y micropymes», concluye el director general.

La sociedad de garantía nació como el soporte de las pymes para que puedan recibir con mayor facilidad créditos de los bancos pero su realidad actual no es positiva. Se cuestiona su utilidad real al sector empresarial, sobre todo el de pymes y microempresas. Los datos dicen que en 2014 realizó 179 avales por un importe de 6.474.000 euros; en 2013, la estadística oficial habla de 247 avales y 9.750.000 euros. Hasta el 30 de noviembre de este año, se habían formalizado 182 avales por valor de 5,6 millones.

Romero cree que el nuevo plan de acción perseguirá esa «falta de visibilidad» de Extraval «que nos está llevando a que no tengamos toda la presencia que desearíamos en el sector financiero y empresarial extremeño y no se nos tenga en cuenta como posible solución desde un principio para la financiación de las empresas».

De forma concreta, la sociedad de garantía recíproca (SGR) aspira a aumentar su presencia. Dos datos lo aseveran. Mientras que las SGR en el conjunto de España tienen un índice de penetración mayor al 4%, en Extremadura no se llega al 1%.

Además, en los tres últimos años, se ha bajado en importe total de los avales formalizados y en la media de estos. Los resultados de 2015 están muy por debajo de los objetivos marcados: estaban previstos 12 millones en avales formalizados y se alcanzarán los 6,5. Por último, 2015 se ha cerrado con una tasa de morosidad de Extraval del 30,5% frente al 25,7% de 2014. «Tenemos que conseguir valores menores al 20% en 2018», avanza su responsable.

Aparte de aumentar, prácticamente duplicar el valor de los avales formalizados de un año para otro, el director general de Extraval indica que una de las medidas en el nuevo ejercicio pasa por reducir los tiempos de respuesta en la resolución de expedientes. Se busca rapidez.

Así, para solicitudes de avales por importe inferior a 200.000 euros, que no tengan que pasar por la Comisión Ejecutiva, el tiempo máximo de resolución no podrá exceder