Las personas que trabajen para una empresa y quieran compaginarlo con emprender un proyecto personal pueden hacerlo con un tipo de cotización que se aplica en caso de pluriactividad con jornada laboral a tiempo completo o parcial superior al 50%. La Ley de Emprendedores de 2013 recoge este tipo de actividad duplicada con lo que será necesario comunicar esta situación tanto a Hacienda como a la Seguridad Social para evitar problemas. Además, si no estás dado de alta como autónomo no podrás emitir facturas y cobrar por tus servicios.

 

La primera duda que puede surgir cuando una persona se da de alta como autónomo y ya trabaja para una empresa, es si tiene que cotizar lo mismo que un trabajador por cuenta ajena. En este caso, la cuota de autónomo será menor que si fuera una única actividad, con lo que contará con una bonificación. Durante los primeros 18 meses, la reducción es de hasta el 50% de la base mínima, mientras que durante los siguientes 18 meses la reducción es de hasta el 75%. Como desventaja, en este caso, el autónomo no se podrá acoger a la tarifa plana para autónomos de 50 euros. La cotización será doble, como autónomo y como asalariado, con lo que la persona se deberá plantear si le compensa el pago de la cuota de la Seguridad Social doble y el incremento del pago en concepto de IRPF.

 

Como trabajador asalariado, hay que realizar la Declaración de la Renta. Este impuesto no se presenta por separado, y se debe realizar en base a la suma de los ingresos totales que hayamos obtenido, en este caso de pluriactividad. El tipo que se aplica es por el global de los ingresos. Además, como autónomo se deben realizar cuentas trimestrales con Hacienda por el Impuesto sobre el Valor Añadido. El IVA deducible sólo afecta si somos trabajadores por cuenta propia, dado que no se puede descontar nada que tenga que ver con la faceta de trabajador por cuenta ajena o temas personales. En algunos casos, sí se podrá deducir una parte del IVA soportado, como ejemplo, si la vivienda se usa como oficina o el coche es compartido, para fines particulares y profesionales en la labor como autónomo.