Pocos días después de formar gobierno, el recién estrenado Ejecutivo ha pactado con Ciudadanos aprobar la esperada Ley Integral de Autónomos. Con previsión de que esté liste a finales de noviembre, la nueva normativa introduce parte de las medidas que proponía, en sus promesas electorales, la agrupación política de Albert Rivera. Todas ellas, se encaminan a dar una vuelta de tuerca a las condiciones de los autónomos, un colectivo que arrastra desde hace años una situación en desventaja con los trabajadores por cuenta ajena.

En ese documento, que se empezará a negociar entre ambos partidos, figura alguna de las demandas de los autónomos, aunque no todas. Una que sí ha copado muchos titulares es la de la ampliación de la cuota reducida de 50 euros mensuales a un año para los nuevos autónomos, en lugar de los seis meses actuales. Aunque es una de las medidas estrella, se quedará corta si se tiene en cuenta que en Madrid van más allá, con la aprobación este mismo año de la tarifa plana de 50 euros durante los 18 primeros meses de actividad. Junto a la ampliación de la tarifa, también se plantea que las bajas y altas a la Seguridad Social no se tengan que realizar el primer día del mes y el importe de la cotización se calcule en función de los días efectivos de trabajo.

El acuerdo entre Gobierno (PP) y Ciudadanos plantea otras iniciativas muy esperadas para este colectivo, aunque no todas se aprobarán en un primer momento. Ambos crearán una subcomisión en el Congreso de los Diputados en la que se estudiará una reforma integral con objetivos, como el de facilitar la posibilidad de que los autónomos opten por que se les contabilice, de cara al cómputo de la pensión, la totalidad de la vida laboral. Asimismo se pretende equiparar la protección social de los trabajadores por cuenta propia a las prestaciones del régimen general, siguiendo el principio de que a igual contribución debe corresponder igual grado de protección social, y alcanzar la plena compatibilidad entre la percepción de una pensión de jubilación con el desarrollo de una actividad por cuenta propia.

Dentro del primer mes, de igual forma, se dará el visto bueno a medidas urgentes como la mencionada tarifa de 50 euros o equiparar los incentivos económicos de las madres autónomas que se reincorporen a su actividad en los dos años posteriores a la maternidad.

Proponen, igualmente, mejorar las bonificaciones en las cotizaciones para los autónomos por cuidado de familiares, por maternidad, adopción, acogimiento, riesgo durante el embarazo y la lactancia, o suspensión por paternidad hasta el cien por cien de la cuota.

Medidas, muy urgentes y esperadas que, de cumplirse realmente, supondrán un salto de calidad en la vida de muchos autónomos. Grandes protagonistas del día a día de la operativa de las sociedades de garantía. Tan presentes, tan necesarios en la vida económica de este país.