Fuente: http://mynmedia.mynews.es

¿Qué se entiende por emprendedor? -A La palabra ‘emprendedor’ se le aplica un sentido económico desde mediados del siglo XVIII para referirse a aquellas personas que saben descubrir, identificar una oportunidad de negocio en concreto y se disponen a organizar o conseguir los recursos necesarios para comenzarla y llevarla a buen puerto. Así podemos decir, que lo que hace emprendedor a una persona es su capacidad para identificar una concreta oportunidad de negocio y no tener miedo a la incertidumbre que rodea y caracteriza a la misma. Por ello, el concepto de emprendedor está atado a la idea de asumir un riesgo por parte de alguien que cree en sus ideas y que es capaz de llevarlas a cabo. -¿Qué papel desempeña el emprendedor en nuestra economía? -Fomentar la creación de nuevas empresas está relacionado con un mayor desarrollo económico. Los emprendedores se convierten en generadores de empleo ya que a medida que crecen sus proyectos necesitan mano de obra para salir adelante, gestionan nuevas empresas y realizan una inyección nueva a la economía de sus países ya que suelen ser personas creativas con capacidad para desarrollar nuevas ideas. Sin olvidar que promover el emprendimiento es tarea primordial de las administraciones públicas y de la sociedad en general. -¿Cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta un emprendedor? -Todos los empresarios son o han sido emprendedores, pero no todos los emprendedores saben ser empresarios. Ahí radica el primer problema de los emprendedores, ellos mismos. El hacer viable una idea o un buen proyecto requiere, además de los conocimientos específicos concretos sobre los que se desarrolla la idea, otra serie de habilidades en determinadas áreas que son imprescindibles para poder llevar a cabo el proyecto. Hay que desarrollar un área comercial, planificar, gestionar y optimizar los recursos humanos, establecer una red de aprovisionamientos, realizar planes de tesorerías y de forma muy destacada, el planificar y conseguir una estructura financiera que haga posible hacer de una idea una realidad. La imposibilidad de obtener los recursos financieros necesarios suele ser en muchos casos el principio y el fin de muchos de los proyectos de emprendedores. Gran parte de estas áreas se pueden cubrir con excelentes profesionales con que contamos en nuestro territorio. Más difícil es en cuanto a la financiación. Salvo casos excepcionales de diversos mecenazgos, la mayoría de los emprendedores no cuentan con recursos suficientes y conseguir financiación bancaria resulta una misión prácticamente imposible, debido principalmente al riesgo del proyecto y a la escasez de garantías y/o recursos para aportar. El cimentar toda una empresa sobre recursos bancarios sin asumir prima alguna de riesgo es un proceso habitual de finalizar antes de empezar el proyecto. En los últimos tiempos están surgiendo nuevas oportunidades financieras para intentar paliar este problema; así el crowfunding, los Business Angels, empresas incubadoras, aceleradoras, etc., y existen muchas iniciativas por parte de las distintas administraciones para impulsar el emprendimiento, si bien es necesaria una mayor coordinación para que los recursos se puedan obtener en los momentos necesarios. Ejemplo de lo anterior es la Ley de Emprendedores a nivel estatal y la Fundación Andaluza Emprende y sus centros de apoyo al desarrollo empresarial (CADE) a nivel autonómico. En esta línea de alternativas se encuentra el Sistema Nacional de Garantías en el que se integra Avalunión SGR. Este sistema, sin ánimo de lucro, tiene una doble faceta: asesoramiento a las pymes y financiación alternativa en las condiciones más adecuadas al proyecto en cuestión. Por último, destacar el importante papel que desempeñan la Compañía Española de Refinanzamiento (CERSA) y la Junta de Andalucía a través de la Agencia IDEA, para que sociedades como Avalunión SGR contribuyan a un mayor crecimiento del tejido empresarial.

Fuente: http://mynmedia.mynews.es