La Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (Cesgar), el Ministerio de Industria y Banco Popular han firmado un acuerdo para aportar 500 millones de euros de financiación a pymes, autónomos y emprendedores españoles. Se calcula que el convenio favorecerá a más de 6.300 empresas.

Los servicios comunes que se prestarán consisten en pólizas de crédito, préstamo y arrendamiento financiero, anticipo de subvenciones públicas, operaciones de anticipo y descuento comercial, factoring, confirming y financiación internacional.

Mientras que Banco Popular será el que conceda el crédito, las 20 Sociedades de Garantía Recíproca agrupadas en Cesgar proporcionarán el aval necesario para la aprobación de los préstamos. Según han asegurado ambas entidades en la firma del convenio el objetivo es “fortalecer el tejido empresarial español y dar mayores facilidades para su internacionalización”.

Aval ante el banco Las Sociedades de Garantía Recíproca de España se encuentran inmersas en un plan estratégico con el que buscan dar cobertura a 25.000 nuevas pymes en los dos próximos años. De esta forma, llegarían a atender a un total de 125.000 compañías.

Entre las principales ventajas de este tipo de sociedades, que proporcionan avales para suscribir los préstamos, destaca que mejoran la capacidad de negociación con las entidades financieras –al completar los requisitos de solvencia exigido por estas– y facilitan el acceso a la licitación pública.

Además, gracias al respaldo que aportan y la consecuente disminución del riesgo, reducen el coste de las operaciones de crédito y prolongan los plazos de amortización.

Actualmente, este sector mantiene préstamos en vigor con empresas por más de 4.125 millones de euros, que benefician a más de 118.000 pymes. Se trata de una alternativa cada vez más extendida, ya que ha aumentado en un 11% la formalización de avales durante los nueve primeros meses de 2015.