Es la frase que más veces sale de su boca a lo largo de una intensa conversación de más de una hora y media: «El empleo en España es cosa de pymes». José Rolando Álvarez hace hincapié en el importantísimo papel desarrollado por los empresarios durante la crisis para evitar un mayor daño del tejido productivo. «Muchos se han jugado hasta la camisa». «Son héroes y no tienen el reconocimiento social que se merecen». – ¿Cómo ve las pymes españolas desde ese observatorio privilegiado que es Cesgar? – Son la base del crecimiento de nuestro país. Si tenemos en cuenta las cifras del Ministerio de Empleo, hay más de tres millones de actividades empresariales, de las cuales dos millones tienen empleados, y de ellas 1.200.000, menos de 10. Son las empresas que más fácilmente crean trabajo. En España, el empleo es cosa de pymes. En este momento de expansión económica, jugarían un papel más importante aún si contaran con la fi nanciación necesaria. – Uno de los principales problemas que tienen es el del tamaño. ¿Cómo están ayudándoles a superarlo? – Otorgándoles crédito a su proyecto, a la capacidad que esas familias emprendedoras tienen de crear y desarrollar nuevas iniciativas. El crédito es imprescindible y sin éste no habrá más puestos de trabajo. En Cesgar estamos otorgando anualmente casi 1.500 millones de euros en avales a 25.000 nuevas pequeñas y medianas empresas. – ¿Es un plus para una pyme contar con el respaldo de una SGR? – Evidentemente. El 70% de las pymes que avalamos, según nuestros datos, no tendría acceso al crédito si no fuera por nosotros.

Valoramos, antes que las garantías, la viabilidad del proyecto. Tenemos capacidad para reestructurar la operación si se presentan difi cultades y adaptarnos a las nuevas realidades con el fi n de evitar situaciones dramáticas en el caso de impagos. Las SGR no son bancos, sino entidades sin ánimo de lucro que han de ser solventes y contar con capacidad para generar recursos. – Existen 20 en nuestro país. ¿Son pocas? – Más o menos una por comunidad autónoma. Hasta hace poco era mayor el número y el año pasado se produjeron fusiones. La pregunta es si son efi cientes y sirven realmente a las pymes. Seguramente, la respuesta es que tenemos mucho margen de maniobra, hemos de estar más cerca de ellas y ser proactivos para que nos conozcan más. – Aseguran que son «agentes democratizadores del crédito». ¿Por qué? – Hacemos posible que una pyme con muy poco balance o escasa actividad tenga las mismas posibilidades de acceso al crédito que una empresa grande. Eso se consigue por la facilidad que tenemos de alcanzar convenios con los bancos que permiten la concesión de esos recursos en unas condiciones óptimas. Hoy en día el coste medio del crédito a una pyme está entre el 6,5 y el 8%. A través de una SGR, oscila entre el 2,5 y el 3%. – ¿Cuentan con la complicidad de los bancos? – Sí. Los bancos están encantados de trabajar con nosotros. Nuestra morosidad es baja, menos de la mitad de la que presenta el sistema fi nanciero en el mismo segmento de clientes, y además cuentan con un aval en líquido y a primer requerimiento. – Han puesto en marcha un plan estratégico con el que pretenden que se dispare el número de socios. A punto de terminar su El presidente de la Confederación Española de las Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-Cesgar) es la cabeza visible de una compañía familiar de envergadura en el sector servicios, Grupo Norte, que da empleo a 11.000 personas. Nacido en 1956 en la provincia de León, «se siente vallisoletano por vocación y trayectoria», se lee en su biografía ofi cial. Casado y padre de tres hijos, preside, desde junio de 2009, Iberaval y, desde septiembre de 2014, Cesgar. primer año, ¿qué balance hacen? – Hay luces y sombras. Estamos consiguiendo un mayor conocimiento del sistema nacional de garantías por parte de las pymes, pero aún podemos hacer mucho más. – ¿Cómo son las relaciones de las SGR con los distintos gobiernos? – El modelo de relación de cada SGR con su Gobierno regional es distinto. El contacto ha de ser intenso porque tienen competencias en promoción económica, pero con el tiempo van a tener menos recursos, por lo que está planteado el desafío de ser más autónomos y efi cientes para hacer llegar más recursos al sistema, sobre todo de la UE. – ¿Qué están haciendo para aprovechar las oportunidades que ofrece el Plan Juncker a las pymes? – Lo hemos convertido en un eje de nuestra estrategia. Dado que las exigencias de garantías por parte de los bancos están creciendo y, por tanto, miles de pymes que no reúnen los requerimientos para conseguir crédito se van a quedar fuera, el futuro de su fi nanciación pasa por Europa. Las SGR existimos porque hay una falla en el mercado. Eso es lo que explica que llegue dinero público porque tiene un fi n social. – ¿Cuesta mucho hacer empresa en este país? – Muchísimo. Un empresario de este país es para mí un héroe. En estos momentos, el 45% de las empresas españolas sigue en pérdidas y el 75% está compensando pérdidas. Estos años de atrás las empresas han conseguido mantenerse en pie porque las familias emprendedoras se han jugado hasta la camisa para salvarlas. Son héroes que no tienen el reconocimiento social que se merecen. Son uno de los grandes activos de este país. retos: reducir el coste de fi nanciación de las pymes, minimizar el riesgo de los fi nanciadores y maximizar la efi ciencia de las ayudas públicas. En España existen actualmente 20 sociedades de garantía recíproca operativas. SGR-Cesgar es la asociación que integra a todas ellas.

ENTREVISTA

JUAN DELGADO

Presidente de la Confederación Española de Sociedades de Garantía Recíproca (SGR-Cesgar)