Las pequeñas empresas y los autónomos, en especial el sector del comercio minorista, tienen en su mano una nueva herramienta para acceder a financiación de cara a poner en marcha nuevos negocios o bien para ampliaciones que incluso permitan crear puestos de trabajo. El Ayuntamiento de Burgos e Iberaval firmaron ayer un convenio que facilitará 6 millones de euros en préstamos a pymes y a autónomos.
El papel del Consistorio en este acuerdo es ayudar al emprendedor subvencionando los gastos financieros que suponen suscribir un préstamo con un máximo de 2.000 euros por beneficiario. Así lo explicaba ayer el alcalde, Javier Lacalle, que firmó el documento junto al director general de Iberaval, Pedro Pisonero, en presencia de la concejal de Industria, Carolina Blasco. El Ayuntamiento ha reservado una partida de 50.000 euros, se aprobó en el pleno del 8 de mayo, para destinarlos a esos costes de financiación, en los que aportará una bonificación del 3% sobre el total del importe concedido y con un máximo de 2.000 euros por emprendedor. Si todos accedieran al máximo de bonificación, la partida llegaría a 25 personas, aunque Lacalle aseguró que se estudiaría ampliarla si se queda escasa.
6 millones de euros
Iberaval pone este total de seis millones de euros que podrán utilizarse para financiar inversión o circulante y tendrán un techo máximo de 600.000 euros a 15 años. Otra posibilidad es acceder a operaciones de hasta 200.000 euros con un plazo de devolución de entre 3 y 10 años, con la posibilidad de 24 meses de carencia. Las bonificaciones se abonarán en un plazo máximo de tres meses desde la formalización de la operación ante notario y previa notificación de la sociedad de garantía recíproca.
El alcalde explicó que los beneficiarios podrán ser personas de todas las edades, no es un convenio específico para jóvenes, sino que es para la población en general. Lacalle opinó que este tipo de ayudas que, por primera vez, se ponen en marcha con la participación del Ayuntamiento, tienen el objetivo de facilitar la creación de empleo. En este sentido, recordó que en los últimos doce meses se constituyeron en Burgos 400 empresas, la mayoría de ellas unipersonales. «Es un dato muy significativo que habla mucho y bien de las personas emprendedoras que tenemos en esta ciudad», añadió el regidor, que recordó que en otras ciudades de la Comunidad Autónoma viene funcionando con éxito esta iniciativa.
Por su parte, Pedro Pisonero explicó que la mayoría de las personas que acceden a este tipo de préstamos optan por abrir comercios minoristas, restaurantes e incluso pequeñas empresas de reparto, de personas que quieren «ponerse por su cuenta».
Información
Los interesados en acceder, tanto a las bonificaciones como a los préstamos, podrán informarse en el Centro Cívico de San Juan, donde se encuentra el área de Juventud y Empleo, en la calle Sónsoles Ballvé donde hay otras oficinas municipales, así como en la sede de Iberaval en Burgos, en la calle Santa Clara. El Ayuntamiento designará a una persona que se encargará de informar a los interesados.
En el caso de Soria, donde la sociedad de garantía recíproca tiene un convenio muy similar, el año pasado su Ayuntamiento contribuyó a bonificar los gastos de financiación de 22 empresas que movilizaron créditos por importe de 2,1 millones de euros.

EMILIANA MOLERO FAE
La patronal apuesta por apoyar al autónomo con ayudas directas

La secretaria general de FAE, Emiliana Molero, cree que el acuerdo firmado ayer entre el Ayuntamiento e Iberaval es una buena noticia. «No solo se ponen 6 millones de euros en préstamos, sino que se bonifican los costes financieros para el que lo solicita», comenta. La patronal considera que ahora que se percibe cierta recuperación económica es un buen momento para propiciar este tipo de medidas para pymes. Desde la Confederación de Asociaciones Empresariales de Burgos, creen que las ayudas a los autónomos y emprendedores deben ir en crecimiento en cuanto que son quienes sustentan más del 90% del empleo.
En este sentido, Molero propone ayudas directas por la creación de trabajo como un paso más en esta línea de apoyo al emprendimiento. De cara al próximo mandato en el Ayuntamiento, la secretaria de FAE explica que quieren llevar a la mesa del diálogo social (ayuntamiento, sindicatos y patronal) la necesidad de que la contratación pública favorezca de alguna manera a las pymes locales. Según explica, «hay una directiva europea que apuesta por ayudar a las pymes en el acceso a contratos públicos, cuando ahora se da mucho la concentración de servicios que impide acceder a los concursos a pequeñas empresas». En opinión de esta responsable de la patronal es necesario que «respetando la ley» se favorezca la participación de las pymes que pueden perfectamente dar servicio a las administraciones públicas.
Por otro lado, desde FAE también apuestan por el crecimiento de las pymes a través de la formación de uniones temporales de empresas (UTE) a la hora de acceder también a los contratos que promueven las instituciones.