En el mes de abril de 2012, los máximos responsables de la Sociedad de Garantía Recíproca (SGR) de la Comunitat Valenciana dimitieron de sus cargos tras quedar la entidad al borde de la quiebra. Tanto el presidente de la sociedad avalista, José Roca, como el director general, Juan Manuel García Puchol, culparon a la crisis financiera y a las circunstancias del mercado de una situación que muchos veían insalvable y que seis años después se sigue intentado reconstruir.

La sociedad, pensada para avalar los créditos de pequeñas y medianas empresas, concentró sus esfuerzo en el sector de la construcción y el desplome de éste significó el de la entidad. Para salir de esas, se requirió de imaginación, inversión y dotes de negociación para conseguir hace poco más de 10 meses recuperar una cierta actividad tras la firma de convenios con un ‘pool’ de entidades financieras que, de haber querido, podrían haber sido las que firmaran su defunción hace seis años.

Fuente: http://www.lasprovincias.es