Las sociedades de garantía (SGR) aportaron un 14% de avales hasta septiembre en comparación al ejercicio anterior. Según un adelanto del informe anual que publicará en breve la Confederación Española de Sociedades de Garantía (SGR-Cesgar), recogido por El Economista, las SGR formalizaron 807 millones de euros en avales los primeros nueve meses de 2016. Entre enero y septiembre de este año, estas organizaciones sin ánimo de lucro realizaron 13.135 operaciones, frente a las 12.393 de 2015. Otros índices también reflejan el impulso de las sociedades de garantía españolas. El número de socios partícipes, se situó en los 120.755, a los que se suman otros 800 del ámbito institucional. Estas cifras contribuyen al mantenimiento de 612.653 puestos de trabajo, y además, emplean de forma directa a más de 560 profesionales.

La participación en la generación de empleo responde a la labor de las SGR. Estas entidades aportan financiación a las pymes y autónomos con dificultades para acceder al crédito, y la respuesta afirmativa se da en el 82% de las solicitudes presentadas. El importe medio avalado de las operaciones financiadas por las sociedades se aproxima a los 80.000 euros, y las pymes y autónomos disfrutan de un plazo superior a ocho años para su devolución, una ventaja competitiva importante frente a operaciones que sólo siguen la vía bancaria tradicional.

Además, un factor importante, el de la morosidad, se reduce casi a la mitad que en la de los bancos en operaciones avaladas por las SGR. Según los datos del balance, la financiación de la banca tradicional en este tipo de préstamos se encuentra en el 35% mientras que el de las SGR se sitúa en torno a la mitad.

El Informe, el tercero que impulsa la Confederación de SGR de España, traza una pincelada importante y pone a las claras si es cierta esa percepción generalizada de impass durante los últimos meses, como consecuencia de la parálisis política e institucional.