Las sociedades de garantía recíproca solo pueden avalar operaciones de financiación a autónomos o pymes. Y en las circunstancias actuales se están revelando como una opción muy eficaz para que el tejido empresarial español reciba financiación bancaria, tan escasa por otra parte.

Medio: Economía de Hoy