El obstáculo más importante que las pymes y los autónomos encuentran para financiarse es no poder aportar las garantías solicitadas. Ante esa situación, pueden recurrir a alternativas como las Sociedades de Garantía Recíproca(SGR), entidades sin ánimo de lucro que además de avalar a las pymes, ofrecen asesoramiento, formación financiera y promoción empresarial, y actúan como intermediarias ante los bancos.

Un estudio publicado en por CESGAR, la Asociación Española de Sociedades de Garantía, indica que solo el 70,8 por ciento de las pymes que se plantean obtener financiación en entidades de crédito lo consigue. Un 14,8% no da el paso de hacer la consulta, ante la previsión de que van a recibir una negativa, o por sentir rechazo a las entidades bancarias. Además, no todas las que reciben el préstamo lo hacen en la cantidad deseada.

Fuente: https://cincodias.elpais.com