La banca en la sombra ya es una realidad en España. Los problemas que atraviesa el sector financiero han provocado que cada vez haya más jugadores intentando quedarse con parte de su negocio: en procesamientos de pagos, en inversiones, y también en préstamos. En este último aspecto, la tendencia es que las empresas recurran cada vez más a financiarse a través de emisiones de deuda. Y en el caso de las pequeñas y medianas compañías, también recurren a préstamos concedidos por fondos especializados, en lugar de bancos.

Fuente: http://cincodias.elpais.com