La crisis financiera de 2008 produjo una contracción de la economía española que afectó a muchas pymes. Un aspecto clave para la recuperación a nivel nacional fue la internacionalización de las empresas, la cual también ayudó a salir a flote a muchas pymes. El mecanismo más usado para entrar en los mercados exteriores fue la exportación, una solución sencilla que requiere poca inversión ideal para las pymes, quienes, por su tamaño relativamente pequeño, suelen necesitar una ayuda para exportar, ya sean créditos o avales y garantías internacionales.

Fuente: https://www.conavalsi.com