El Estado ha desplegado diferentes paquetes de medidas para apoyar a empresas y autónomos, con el fin de proteger el tejido productivo y evitar un impacto estructural sobre la economía, en línea con el resto de países europeos. Estas medidas se desarrollan en:

Normativa aplicable

Real Decreto-ley 5/2021, de 12 de marzo, de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de la COVID-19.

Resolución de 12 de mayo de 2021, de la Secretaría de Estado de Economía y Apoyo a la Empresa, por la que se publica el Acuerdo del Consejo de Ministros de 11 de mayo de 2021, por el que se aprueba el Código de Buenas Prácticas para el marco de renegociación para clientes con financiación avalada previsto en el Real Decreto-ley 5/2021, de 12 de marzo, de medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial en respuesta a la pandemia de la COVID-19.

Código-de-buenas-prácticas-Cesgar-web

Requisitos generales para solicitar las Medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial

Requisitos generales que deben cumplir las empresas y autónomos para solicitar las medidas extraordinarias de apoyo a la solvencia empresarial:

  • La facturación ha caído un mínimo del 30 % en 2020 con respecto a 2019. Entendida como volumen de operaciones anual declarado o comprobado por la Administración en el modelo fiscal anual correspondiente al Impuesto sobre el Valor Añadido o tributo equivalente, tanto para empresas como para autónomos de Acuerdo con el régimen que se aplique.

  • La operación de financiación avalada no está en mora (impagada más de 90 días), ni tampoco ninguna de las financiaciones restantes otorgadas a la misma pyme avalada en la fecha de solicitud de la extensión.

  • La pyme avalada no figura en situación de morosidad en la consulta a los ficheros de la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE) en la fecha de solicitud de la extensión.

  • La pyme avalada está al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social.

  • La pyme avalada no está sujeta a un procedimiento concursal.

  • La pyme avalada no ha solicitado la declaración de concurso voluntario, ni ha sido declarada insolvente en cualquier procedimiento, ni ha sido declarada en concurso, salvo que en éste haya adquirido la eficacia un convenio, ni está sujeta a intervención judicial o ha sido inhabilitada conforme a la Ley 22/2003, de 9 de julio, Concursal o al Real Decreto Legislativo 1/2020, de 5 de mayo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley Concursal, sin que haya concluido el período de inhabilitación fijado en la sentencia de calificación del concurso.

  • La pyme avalada no ha sido condenada mediante sentencia firme por delitos contra la Hacienda Pública y contra la Seguridad Social, ni por delitos de frustración de la ejecución, insolvencia punible o alzamiento en los que uno de los sujetos perjudicados haya sido la Hacienda Pública.

  • La pyme avalada no ha sido condenada mediante sentencia firme a la pena de pérdida de la posibilidad de obtener subvenciones o ayudas públicas o por delitos de prevaricación, cohecho, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, fraudes y exacciones ilegales o delitos urbanísticos.

  • La pyme avalada está al corriente de pago de obligaciones por reintegro de subvenciones o ayudas públicas.

  • La pyme avalada no ha dado lugar, por causa de la que hubiese sido declarada culpable, a la resolución firme de cualquier contrato celebrado con la Administración.

  • La pyme avalada no tiene la residencia fiscal en un país o territorio calificado reglamentariamente como paraíso fiscal.

Cumplimiento de requisitos

La empresa y autónomo que cumpla con los anteriores requisitos, se puede dirigir a la SGR con la que mantenga su aval vigente para conseguir acogerse a estas medidas extraordinarias de apoyo para la solvencia empresarial: http://www.cesgar.es/sgr/