El Consejo de Ministros ha aprobado este viernes el Proyecto de Ley de Crédito Inmobiliario. Esta legislación, que todavía ha de ser votada en el Congreso, tiene el objetivo de “reducir los gastos asociados a modificaciones en los contratos hipotecarios y reforzar la transparencia”, sostiene el Ministerio de Economía. En ella se fijan condiciones más difíciles para desahuciar: hacen falta entre 9 y 12 cuotas impagadas, frente a las tres actuales. También se abaratan los reembolsos anticipados de la hipoteca; se facilita el cambio de tipo variable a fijo; se obliga a firmar ante notario que se entiende todo el contrato y se exige al banco ser más transparente con los productos que incluye en la hipoteca como los seguros.

Fuente: https://elpais.com