La Caja Rural de Jaén da un paso más en favor del desarrollo económico de la provincia.

Su presidente, José Luis García-Lomas Hernández, acaba de suscribir un convenio con la sociedad de garantía recíproca Avalunión, que servirá para garantizar los avales con los que acuden muchas pequeñas y medianas empresas para conseguir un crédito que garantice el auge de los negocios de futuro.

“Estamos muy satisfechos de la firma de este convenio, ya que sirve para generar avales para las operaciones que realizan las pequeñas y las medianas empresas. Tanto Avalunión como nosotros estudiaremos los préstamos y haremos un seguimiento de este convenio, que se suscribe para dos años. Además, tiene unos intereses bajos de demora”, explica el presidente de la Caja Rural de Jaén, José Luis García-Lomas Hernández. Avalunión es una entidad financiera sin ánimo de lucro y de carácter mutualista, que está controlada y supervisada por el Banco de España. Avala a pequeñas y medianas empresas y a autónomos ante bancos, cajas y otras entidades públicas y privadas para que puedan obtener financiación en las mejores condiciones.

El presidente de Avalunión, Javier González de Lara, dio las gracias a la Caja Rural de Jaén y a su presidente, José Luis García-Lomas Hernández, por el apoyo que presta y, también, por su disposición a la hora de participar en la capitalización de Avalunión. “Hemos tenido que fortalecernos. Contamos con 10 millones de capital social y 15 de fondos propios. La Caja Rural de Jaén siempre ha estado a nuestro lado y ha estado dispuesta a entrar en nuestro capital social. Con la firma de este convenio, se vuelven a plasmar las magníficas relaciones que existen entre Avalunión y la Caja Rural de Jaén”, afirma el presidente de la entidad, Javier González de Lara, que también preside la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). Asimismo, recuerda que este convenio servirá para constituir una herramienta útil que servirá para lograr más financiación para las pequeñas y medianas empresas de Andalucía. También defiende que el tejido económico está ante un cambio de ciclo, por lo que sostiene que los negocios logran ya financiación con algo de más facilidad, aunque manifiesta que convenios de este tipo contribuyen a crear las condiciones necesarias para que los préstamos lleguen a las pequeñas y medianas empresas. Sin duda, un argumento más para que los negocios de la provincia encuentren el “grifo” de la financiación abierto para que puedan generar riqueza y empleo.